Recuentos de células CD4 se reducen poco después de adquirir el VIH, lo que sugiere que la infección se hace más virulenta

Michael Carter

Los recuentos iniciales de CD4 en pacientes recién infectados por VIH disminuyeron de forma significativa entre 1985 y 2001, según un estudio de EE UU publicado en la edición de 1 de mayo de Clinical Infectious Diseases.

Esto sugiere que el virus puede haber evolucionado y haberse vuelto más virulento durante este período, lo que podría tener implicaciones clínicas, al reducir el intervalo entre el momento en que se adquiere el virus y en el que se necesita iniciar el tratamiento.

En personas con VIH, los recuentos de CD4 suponen un importante indicador de la fortaleza del sistema inmunitario, de la progresión de la infección y del momento para iniciar el tratamiento antirretroviral.

En el momento de la infección por VIH, se produce una pérdida masiva de linfocitos CD4. A continuación, el sistema inmunitario monta una respuesta que hace que se reduzcan los niveles de virus y aumenten los recuentos de CD4, aunque a menudo no llegan a los niveles observados en personas sanas. El recuento de linfocitos CD4 poco después de la infección por VIH constituye un buen indicador del posterior riesgo de progresión de la enfermedad: Cuando este recuento se estabiliza por debajo de 350 células/mm3, el paciente corre un mayor riesgo de que la enfermedad progrese a corto plazo.

Por lo general, se considera que transcurrirán varios años entre la infección inicial por VIH y el descenso del recuento de CD4 a unos niveles que aconsejen el inicio de la terapia antirretroviral. Sin embargo, en los últimos años se han reunido pruebas de pacientes que tienen recuentos de CD4 más bajos poco después de su infección por el virus y una progresión de la infección más rápida, por lo que necesitan recibir terapia poco después del diagnóstico.

En consecuencia, un equipo de investigadores de EE UU analizó los recuentos iniciales de CD4 de los pacientes infectados de forma reciente por VIH entre 1985 y 2007. La población de estudio era de origen étnico diverso y procedía de centros de tratamiento del VIH de todo el país.

El análisis de los investigadores contó con 2.174 personas. Todas habían tenido un resultado negativo en la prueba del VIH, como mucho, cuatro años antes de recibir el diagnóstico de la infección.

La media de edad fue de 29 años, el 96% eran hombres, el 45% de origen afroamericano, el 44% de etnia blanca y el 11% de otro origen étnico.

Algo más de la tercera parte de los pacientes (35%) recibieron el diagnóstico de VIH a lo largo del año siguiente a un resultado negativo de la prueba, el 41% entre 1 y 2 años después, el 17% entre dos y tres años, y el 7% al cabo de entre tres y cuatro años. En el 90% de los casos se dispuso de una medida del nivel de CD4 realizada en los tres meses posteriores al diagnóstico.

Se examinaron los cambios en los recuentos iniciales de linfocitos CD4 en cuatro intervalos temporales: 1985-1990, 1991-1995, 1996-2001 y 2002-2007.

Entre 1985 y 1990, la media del recuento inicial de CD4 de las personas recientemente infectadas por VIH fue de 632 células/mm3. Este nivel bajó hasta una media de 553 células/mm3 entre el período 1991 y 1995 y hasta una media de 493 células/mm3 en 1996-2001. Entonces, el valor se estabilizó en una media de 514 células/mm3 entre 2002 y 2007.

El descenso en el recuento inicial de CD4 entre los períodos de 1985-1990 y 1991-1995 fue muy significativo estadísticamente (p <0,001), al igual que la disminución entre ese período y 1996-2001 (p <0,001).

Un análisis más detallado mostró que la proporción de personas con un recuento inicial de CD4 inferior a 200 células/mm3 [que equivale a un diagnóstico de sida] y 350 células/mm3 (el momento en que actualmente se recomienda iniciar la terapia antirretroviral) aumentó de manera significativa entre 1985 y 2001.

Los autores realizaron un análisis estadístico para descartar posibles factores de confusión. Esto mostró que, en comparación con el período de 1985 a 1990, el recuento inicial de CD4 fue 65 células/mm3 menor en el período 1991-1995 (p <0,001), 107 células/mm3 inferior en el período 1996-2001 (p <0,001) y 102 células/mm3 más pequeño en el período 2002-2007 (p <0,001).

Se observaron descensos similares en el porcentaje de células CD4: De un 30% en el período 1985-1990 a un 28% en 1991-1995 y un 27% en los dos últimos períodos señalados. El análisis ajustado evidenció que este descenso del porcentaje de linfocitos CD4 fue igual de significativo estadísticamente en todos los intervalos temporales.

Por último, los investigadores analizaron el posible efecto de la etnia en sus resultados. Descubrieron que tanto en pacientes de origen afroamericano como en los de etnia blanca el recuento inicial de linfocitos CD4 descendió una media de 111 células/mm3.

“Hemos observado que el recuento inicial de CD4 entre los seroconversores al VIH documentados en EE UU disminuyó de forma significativa durante el curso de la epidemia de VIH”, escriben los autores.

Este descenso alcanzó una meseta una vez se generalizó el uso de la terapia antirretroviral. Los investigadores plantean la hipótesis de que el descenso en el recuento inicial de CD4 probablemente se debió a que el VIH había evolucionado a una forma más virulenta.

Referencia: Crum-Cianflone N, et al. Is HIV becoming more virulent? Initial CD4 cell counts among HIV seroconverters during the course of the HIV epidemic: 1985 -2007. Clin Infect Dis. 2009; 48: 1.285-1.292.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD