CROI: Dos estudios mostraron que dosis únicas de nevirapina previenen la transmisión del VIH en embarazos consecutivos

Theo Smart

Un estudio realizado en Uganda, que el doctor Paul Bakaki presentó de forma oral en nombre de la Colaboración para Investigación entre la Universidad de Makerere (Kampala – Uganda) y la Universidad Johns Hopskins (que se puede descargar aquí en formato mp3), demostró que dosis únicas de nevirapina eran tan eficaces en el segundo embarazo como en el primero. Esto fue corroborado por un segundo estudio, realizado por Martinson y un grupo de colaboradores, con mujeres de Suráfrica y Costa de Marfil (donde son prevalentes varios subtipos del VIH), lo que sugiere que los resultados deberían ser generalizables a toda África. El segundo estudio también descubrió que las mujeres que transmitieron el VIH previamente a sus hijos a pesar de la dosis única de nevirapina, no necesariamente lo transmiten a su siguiente hijo.

Base de dosis única de nevirapina

El estudio de referencia, HIVNET 012, que fue realizado en Uganda, demostró que dosis únicas de nevirapina administradas al principio del parto a mujeres con VIH y a los recién nacidos reducen significativamente el riesgo de transmisión de madre a hijo. Desde entonces, el tratamiento se ha extendido ampliamente en los programas de prevención de transmisión del VIH de madre a hijo en entornos con recursos limitados. “Más de medio millón de mujeres han recibido ya dosis únicas de nevirapina y es probable que más mujeres vuelvan una segunda vez”, escribieron Martinson y colaboradores.
 
Sin embargo, tras la detección de mutaciones que confieren resistencia a nevirapina en los virus de algunas mujeres expuestas a una dosis única de nevirapina, surgió la preocupación de que el fármaco podría no funcionar igual de bien en los siguientes embarazos.

El estudio de Uganda

El actual estudio ugandés comparó las tasas de infección tras recibir dosis únicas de nevirapina entre niños nacidos de mujeres expuestas anteriormente a nevirapina (casos) con las tasas entre niños nacidos de mujeres que no habían recibido nunca nevirapina (controles), alguna de las cuales eligió alimentar a sus hijos con su propia leche o alimentación mixta (que comporta un mayor riesgo de transmisión). El estudio combinó datos de un grupo examinado retrospectivamente, de mujeres implicadas en el estudio HIVNET 012 para las cuales existían datos disponibles sobre posteriores embarazos, así como de mujeres estudiadas de forma prospectiva (para las que podrían ser valoradas variables al inicio como los niveles de carga viral  y recuento de células CD4).
 
En el grupo estudiado de forma prospectiva, entre casos y controles no hubo diferencias significativas al inicio respecto a la carga viral de la madre, recuento de células CD4 o grupo de edad.
 
Hubo datos disponibles sobre infección final a seis meses para aproximadamente cien niños tanto en las cohortes prospectivas como retrospectivas, dando lugar a un total conjunto de 201 niños.
 
En el primer embarazo, la tasa de infección varió entre el 17% y el 18% en los grupos retrospectivo y prospectivo. En el segundo embarazo, la tasa de infección estuvo en torno al 12% en el grupo retrospectivo y en el 17% en el grupo prospectivo. En ambos grupos y en general, no hubo diferencias significativas de las tasas de infección de niños entre el grupo de mujeres que habían recibido nevirapina con anterioridad y el de las que no.

Soweto/Abidján

Se observaron resultados coherentes con esto en un estudio que evaluó la eficacia de nevirapina en dosis única en embarazos consecutivos en Soweto, Suráfrica y Abidján, Costa de Marfil. En la conferencia del año pasado se habían presentado resultados preliminares de pacientes surafricanos en este estudio.
 
En Soweto se identificó un total de 76 mujeres con VIH que habían recibido dosis únicas de nevirapina en un embarazo previo y que dieron a luz bebés vivos en ambas ocasiones, no amamantaron a su primer hijo y a ambos niños se les realizó la prueba del VIH. Un grupo similar de 35 mujeres fueron identificadas en Abidján e incluidas en el análisis.

La mediana de edad de las mujeres en el momento de su exposición inicial a la dosis única de nevirapina fue similar, 26-27 años en ambos lugares, al igual que lo fue el tiempo entre embarazos: 22-23 meses.
 
De un total de 112 nacimientos, el VIH se transmitió a doce niños tanto en el primer como en el segundo embarazo, sin embargo, las madres que trasmitieron el VIH a sus hijos en el primer embarazo no lo hicieron en el segundo.

Conclusión

“Parece que la eficacia de las dosis únicas de nevirapina solas o en combinación no se ve reducida por la exposición previa. Esto puede deberse a la reversión del virus al tipo salvaje en ausencia de una presión selectiva mantenida”, escribieron Martinson y colaboradores. Sugirieron que no era necesario realizar cambios en las directrices de uso de dosis única de nevirapina sola o en combinación en mujeres que acuden por segunda vez al programa de prevención de madre a hijo.
 
El doctor Bakaki estuvo de acuerdo. “Los resultados son reconfortantes y proporcionan indicios de que el uso de dosis únicas de nevirapina en posteriores embarazos sigue constituyendo una opción eficaz para la prevención de la transmisión de madre a hijo en entornos de recursos limitados en los que aún no son posibles regímenes más complejos”, concluyó.

Sin embargo, aunque estos resultados son alentadores, debe recordarse que otro aspecto del desarrollo de resistencia tras la exposición a dosis únicas de nevirapina es que puede limitar la respuesta de la madre a un posterior tratamiento por su propia salud con un régimen antirretroviral que contenga nevirapina. La mayoría de los expertos ya está de acuerdo en que debería estar disponible una opción más completa que las dosis únicas de nevirapina para mujeres identificadas como VIH positivas en programas PTMH.
 
Referencia: Eure C et al. Effectiveness of repeat single-dose nevirapine in subsequent pregnancies among Ugandan women. Thirteenth Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Denver, abstract 125, 2006.
 
Martinson N et al. Effectiveness of single-dose nevirapine in consecutive pregnancies in Soweto and Abidjan. Thirteenth Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Denver, abstract 722, 2006.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD