Directrices de los CDC sobre profilaxis preexposición para hombres gais en EE UU

Roger Pebody

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés), un organismo estadounidense de salud pública, han anunciado sus directrices respecto al uso de Truvada® por parte de hombres gais y bisexuales como medida preventiva contra la infección por VIH. Aunque los CDC subrayan la presencia de diversas incertidumbres y preocupaciones relativas a la profilaxis preexposición (PPrE), han publicado sus ‘recomendaciones provisionales’ apenas dos meses después de conocerse los primeros resultados positivos de un ensayo clínico que probó esta estrategia.

El motivo por el que los CDC han hecho esto es porque “existe la preocupación de que, sin una orientación, en las siguientes semanas y meses los profesionales sanitarios y los HSH [hombres que practican sexo con hombres] podrían incurrir en diversas prácticas poco seguras que podrían reducir la eficacia de la PPrE”.

Solo deberían extenderse recetas para 90 días cada vez y, antes de renovarlas, se tendrían que realizar pruebas del VIH, counselling sobre adhesión al tratamiento, exámenes de salud sexual y counselling sobre riesgos sexuales, además de proporcionar preservativos.

Las directrices señalan que únicamente debería ofrecerse la PPrE a los hombres que practican sexo con hombres, específicamente a los que se encuentran en una situación “de riesgo alta, notable y continua de adquirir el VIH”.

La profilaxis preexposición implica que las personas sin VIH tomen fármacos antirretrovirales para reducir el riesgo de infección por el virus. En noviembre del pasado año, un estudio realizado con hombres gais y bisexuales de seis países evidenció que el empleo diario de dos fármacos (tenofovir y FTC, combinados en un único comprimido denominado Truvada®) disminuyó en un 44% el riesgo de infección. No obstante, muchos de los hombres homosexuales y bisexuales que participaron en el ensayo no tomaron los medicamentos cada día, tal y como se prescribieron. En el caso de los varones que sí tomaron los fármacos de forma constante, los resultados parecieron ser mucho mejores, mientras que en aquellos que mostraron una mala adhesión, estos fueron peores.

Sin embargo, aún no se ha completado un análisis exhaustivo de los datos sobre adhesión del ensayo, ni tampoco han sido replicados en otros entornos.

Los CDC tan solo aprueban un modelo de prescripción de Truvada® que es muy similar al aplicado en el entorno del estudio. Por esta razón, su uso se limita a hombres gais y bisexuales en situación de riesgo elevada.

Las directrices ofrecen una indicación bastante general de qué hombres podrían ser adecuados para recibir la PPrE, citando únicamente como ejemplos los casos de falta de empleo de preservativo junto con el “cambio frecuente de pareja o el mantener parejas de forma simultánea en un entorno geográfico donde la prevalencia del VIH sea alta”.

Asimismo, los CDC afirman que no deberían utilizarse otros antirretrovirales distintos a Truvada® para la profilaxis preexposición y que ha de seguirse el mismo patrón diario de dosificación usado en el ensayo. En consecuencia, no se aprueba la toma de forma ‘intermitente’ (es decir, antes o después de la relación sexual).

El apoyo a la adhesión, además, debe constituir “una parte rutinaria de cualquier programa de PPrE”. Tendría que proporcionarse antes de la propia profilaxis preexposición y, más adelante, al menos cada 90 días.

Del mismo modo, esta profilaxis solo debería ofrecerse “como parte de un conjunto integral de servicios preventivos” que incluya counselling sobre reducción de riesgos, un acceso directo a preservativos y la realización del diagnóstico y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual. Estas actividades deberían efectuarse cada 90 días, antes de renovar la prescripción de fármacos.

Antes de proporcionar la PPrE, los médicos también deben comprobar que el paciente no tiene VIH. Si este presenta algún signo o síntoma que pudiera estar ligado a la seroconversión al VIH, se recomienda la realización de pruebas de ARN viral. El paciente también debería someterse a un examen para detectar la presencia de infecciones de transmisión sexual y del virus de la hepatitis B (VHB). Asimismo, se tendría que verificar el estado de su función renal, dado que el uso de Truvada®, en ocasiones, puede ser dañino para los riñones.

Es preciso realizar otras pruebas para comprobar si existen efectos secundarios después de tres meses y, posteriormente, de forma anual. Se debería informar de cualquier acontecimiento adverso grave a la Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU (FDA, en sus siglas en inglés).

El precio de esta intervención sigue siendo motivo de gran preocupación. Como el uso de Truvada® solo cuenta con la autorización de la FDA para el tratamiento del VIH y no como prevención, es poco probable que las compañías de seguros médicos se hagan cargo del coste de la PPrE. Los médicos pueden prescribir el tratamiento si los hombres disponen de medios para pagárselo ellos mismos. El coste mensual del fármaco supone unos 1.000 dólares (unos 725 euros), a los que hay que añadir los gastos que suponen el counselling, la monitorización de los efectos secundarios y las citas médicas.

El documento de los CDC ofrece una ‘orientación provisional’, pero ya se están desarrollando otras directrices con una mayor participación de las partes interesadas.

Referencia: Smith DK, et al. Interim Guidance: Preexposure Prophylaxis for the Prevention of HIV Infection in Men Who Have Sex with Men. Morbidity and Mortality Weekly Report. 2010; 60: 65-68.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD