Noticias sobre la Prevención del VIH: Europa. Boletín de noviembre de 2012

Aunque algunos lubricantes dañan las células, es posible que no aumenten el riesgo de infección por VIH

Diversos estudios de laboratorio en EE UU han revelado que determinados lubricantes pueden dañar las membranas mucosas que recubren la vagina y el recto.

Sin embargo, según los datos procedentes de pruebas en tubos de ensayo, es posible que este daño no aumente la susceptibilidad a la infección por VIH.

Los análisis de 14 lubricantes encargados a través de internet se realizaron a raíz de unos resultados observados hace tres años que sugerían que algunos lubricantes podrían aumentar la susceptibilidad de las personas frente a las infecciones de transmisión sexual, especialmente por vía rectal.

El equipo de investigadores estudió si los lubricantes acababan con las bacterias beneficiosas, si dañaban las células que recubren la vagina y el recto (células epiteliales) y si su uso aumentaba la probabilidad de infección por VIH o de que el virus se replique.

Se comprobó que aunque varios lubricantes ciertamente provocaban daños en las membranas mucosas, esto no se traducía en una mayor tasa de infección por VIH en esas células, al menos en las condiciones de tubo de ensayo (in vitro).

Los lubricantes que resultaron tóxicos para las células fueron, principalmente, los de base acuosa que eran hiperosmolares, es decir, que contenían una concentración de sales disueltas superior a la de los fluidos corporales humanos, incluyendo la concentración en el interior de las células. Debido a esto, se produce una extracción del agua del interior de las células epiteliales, deshidratándolas y provocando que se desprendan de su base. Los lubricantes menos tóxicos fueron los isoosmolares, es decir, aquellos cuya concentración de sales era más parecida a la de los fluidos corporales humanos.

La investigadora principal, Charlene Dezzutti, afirmó que se trata de estudios preliminares y que “es preciso investigar mucho más para determinar la seguridad de los lubricantes”, sobre todo cuando se utilizan realmente durante las relaciones sexuales.

Puedes leer la noticia completa en aidsmap.com.
Puedes ver el informe completo de la investigación.

A los hombres gais jóvenes con VIH les preocupa el revelado del estado serológico, la transmisión y los enjuiciamientos, a los de más edad, la autoconfianza

La gran mayoría de hombres gais con VIH en el Reino Unido han afirmado haber tenido uno o más problemas relacionados con el sexo, según revela el análisis de un sondeo publicado originalmente en 2009.

El sondeo What do you need? (‘¿Qué necesitas?’), realizado para calibrar las necesidades de las personas que viven con VIH en el Reino Unido, encontró que una de las preocupaciones constantes de los hombres gais era el hecho de revelar su estado serológico al VIH a posibles parejas, a verse rechazados por éstas si lo hacían y a sufrir procesos judiciales por la transmisión del VIH si no contaban a sus parejas que tenían el virus.

Pese a que estas preocupaciones fueron habituales en todos los hombres gais entrevistados, en el caso de los varones jóvenes recientemente diagnosticados, éstas constituyeron un tema más acuciante, al igual que para los hombres que no tomaban tratamiento anti-VIH. Aunque muchos hombres gais de más edad también se mostraron preocupados por estos temas, los varones de esta franja de edad mencionaron temas como la mala autoimagen, la pérdida de confianza, el bajo nivel de libido o la ausencia de oportunidades sexuales.

El 70% de los encuestados declararon haber tenido al menos un problema con las relaciones sexuales durante el último año. Más de la tercera parte de los hombres indicaron que su(s) problema(s) había(n) empeorado a lo largo del último año. Al preguntarles qué podría ayudar a mejorar sus problemas, un tercio afirmó que les habría venido bien contar con un algún tipo de apoyo terapéutico personalizado o de grupo para abordar sus problemas de baja autoestima. Uno señaló: “Me ayudaría el hecho de sentirme bien conmigo mismo y no verme como una persona sucia e infectada”. La cuarta parte de los encuestados afirmaron que si existiera una mayor conciencia pública sobre el VIH les ayudaría a revelar su estado serológico, mientras que la sexta parte aseveraron que una mayor claridad sobre la penalización de la transmisión sería bienvenida: “Actualmente, toda la presión y responsabilidad recae sobre mí”, señaló uno de los participantes.

Puedes leer la noticia completa en aidsmap.com.
Puedes leer el artículo de investigación en el sitio web de la revista (pdf).
Puedes leer el informe completo del sondeo What do you need? (pdf).

Un estudio confirma que gran parte de las transmisiones del VIH se deben a personas recién infectadas

Un ensayo danés que contó con la participación de 1.515 personas diagnosticadas de VIH desde 2001 ha encontrado más pruebas de que el virus se transmite, en gran medida, a través de personas que se han infectado hace poco y presentan una carga viral elevada. Empleando una técnica denominada análisis filogenético para examinar el código genético de las cepas individuales del VIH, el equipo de investigadores fue capaz de clasificar la tercera parte de las personas del estudio en clústeres de transmisión (grupos de dos o más personas que presentan virus idénticos o muy similares y que están claramente vinculados por la transmisión o por una cadena de infección).

Solo el 20% de las personas diagnosticadas de forma tardía (con un recuento de CD4 inferior a 200 células/mm3) formaron parte de un clúster de transmisión, frente al 50% de las que tenían una infección por VIH reciente.

Una gran proporción (más de una sexta parte) del grupo de estudio se encontraba en la denominada fase de primoinfección por VIH (definida por los científicos como los seis primeros meses tras la adquisición del virus). Los dos mayores clústeres de infecciones relacionadas contenían la mitad de las personas con una infección primaria.

Esto no significa que un gran número de infecciones se hayan producido a la vez. La mitad de los clústeres genéticamente relacionados contenían personas diagnosticadas a lo largo de los diez años que abarcó el estudio, lo que demuestra que las ‘cadenas’ de infección pueden mantenerse durante un largo periodo de tiempo.

Aunque hace tiempo que se sabe que las personas que se encuentran en la primera fase de la infección contribuyen de forma desproporcionada a la transmisión del virus, se había planteado la hipótesis de que las personas diagnosticadas en una fase avanzada de la infección también podrían contribuir de forma significativa a las transmisiones, ya que tienden a presentar unas cargas virales muy elevadas. Este estudio parece revelar que éste no es el caso y que, en realidad, el mayor riesgo de transmisión del virus se produce cuando hace poco tiempo que las personas se han infectado por VIH.

Puedes leer la noticia completa en aidsmap.com.

Los usuarios de drogas que inician la terapia antirretroviral adoptan menos riesgos sexuales y de inyección

El comienzo del tratamiento antirretroviral está relacionado con una reducción de los comportamientos de riesgo sexuales y de inyección entre los usuarios de drogas con VIH, según concluye un estudio de EE UU. De acuerdo con éste, cuando los usuarios de drogas inyectables empezaron la terapia anti-VIH, se produjo una reducción del 75% en la probabilidad de practicar sexo sin protección y un descenso del 38% en la probabilidad de usar drogas inyectables.

En el año anterior al inicio de la terapia antirretroviral, dos terceras partes de los participantes declararon algún tipo de actividad sexual y el 60% había consumido drogas inyectables, la mitad había mantenido relaciones sexuales sin protección y la cuarta parte afirmó haber compartido material de inyección.

La mitad de los participantes declararon que, en el año posterior al comienzo del tratamiento antirretroviral, habían mantenido actividad sexual y un tercio afirmaron haber consumido drogas inyectables. Solo la sexta parte indicó relaciones sexuales sin protección o haber compartido material de inyección.

Sin embargo, en el caso del 16% de los participantes que siguieron compartiendo jeringuillas después del inicio de la terapia antirretroviral, casi se duplicó la frecuencia con la que compartieron material de inyección.

Las reducciones en el comportamiento de riesgo se mantuvieron hasta cinco años después del inicio del tratamiento. Sin embargo, entre la minoría que siguió con la práctica de compartir material de inyección, también se mantuvo un aumento en estas tasas.

En general, los investigadores se vieron alentados por sus hallazgos y escribieron: “Nuestros datos no respaldan la premisa de que la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) esté relacionada con un aumento general del comportamiento de riesgo entre la población de UDI (usuarios de drogas inyectables)”.

“Nuestros resultados respaldan la visión optimista de que, entre la mayor parte de la población de UDI, es poco probable que se produzcan comportamientos de compensación de riesgo tras el inicio de la TARGA, pese a que existe la preocupante excepción de una pequeña minoría de usuarios de drogas inyectables en activo que podrían ser más propensos a compartir jeringuillas tras el comienzo del tratamiento”, concluyen los autores. “Según nuestros resultados, debería valorarse la posibilidad de realizar intervenciones de reducción de riesgo dirigidas a las personas que mantenían comportamientos de alto riesgo poco tiempo antes de empezar la TARGA”, añaden.

Puedes leer la noticia completa en aidsmap.com.

Las pruebas diagnósticas del VIH sin receta podrían ser viables

Un estudio realizado en Madrid (España) ha descubierto que el 92% de las personas que se someten a una prueba del VIH podrían obtener un resultado válido realizándose el test ellas mismas, a partir de una pequeña gota de sangre del dedo, sin necesidad de más instrucciones que el folleto que viene con el kit de prueba.

Además de la capacidad para realizarse el test a uno mismo, el estudio también comprobó la habilidad para reconocer de forma correcta el resultado (positivo, negativo e inválido) a partir de fotos de las pruebas típicas. El 95% de las personas identificaron correctamente un resultado negativo y un 96,4%, un resultado positivo. Solo un 1,1% de los participantes interpretaron un resultado positivo como negativo.

Nueve de los 519 participantes (1,7%) resultaron tener VIH. De ellos, ocho interpretaron de forma correcta una imagen similar a la de su propio resultado del test, mientras que el noveno no estaba seguro de si la imagen que más se parecía al resultado de su propia prueba era positivo o inválido.

Las pruebas se efectuaron en carpas provisionales y el equipo de investigadores señaló que el periodo en que se realizó el ensayo era especialmente frío y lluvioso, y sugiere que las pruebas hechas en el propio hogar podrían ofrecer unos resultados más fiables.

Después de realizarse la prueba a sí mismo, el 84% de los participantes afirmaron que se encontraban más motivados para volver a someterse a la prueba del VIH de nuevo.

Al preguntar cuánto estarían dispuestos a pagar por dicha prueba, la tercera parte dijo que de 10 a 19 euros, la cuarta parte señaló que de 20 a 29 euros, y uno de cada cinco estaba dispuesto a pagar 30 euros o más (OraQuick, la prueba de VIH que emplea muestras de fluido de la boca cuyo uso doméstico ha sido aprobado en EE UU, se vende actualmente sin receta a unos 40 dólares en dicho país, lo que al cambio suponen unos 31 euros).

Este estudio es importante, en parte, porque es probable que el ‘periodo ventana’ para el Determine HIV Combo (la prueba sanguínea empleada en este estudio) sea algo menor que en el caso de OraQuick.

Los investigadores indican que: “Se trata del primer estudio publicado que evidencia que un elevado porcentaje de personas sin VIH son capaces de realizar una prueba en el punto de atención, a partir de una pequeña muestra de sangre, e interpretar los resultados de forma correcta”. Es necesario efectuar más estudios sobre la autorrealización de la prueba en distintas poblaciones y con diferentes kits de análisis.

Puedes leer la noticia completa en aidsmap.com.
Puedes leer el artículo completo original sobre la investigación.

Más hombres gais que nunca diagnosticados de VIH en el Reino Unido

Las nuevas cifras presentadas por la Agencia para la Protección de la Salud del Reino Unido (HPA, en sus siglas en inglés) muestran que, a pesar de que el número total de diagnósticos de VIH en dicho país descendió en 2011, los nuevos diagnósticos entre los hombres gais y bisexuales han alcanzado un máximo ese año, aumentando un 4,5% respecto a 2010.

El número total de diagnósticos de VIH atribuidos a las relaciones sexuales entre hombres fue de 3.010 en 2011, mientras que 2.990 se debieron a relaciones heterosexuales. Se trata de la primera vez, desde 1999, en que los diagnósticos de VIH en hombres gais y bisexuales han superado el número atribuido a los contactos heterosexuales. El número total de nuevos diagnósticos en 2011 (6.280) supuso un descenso del 20% en comparación con el pico alcanzado en 2005 (7.914), pero el número de nuevos diagnósticos relacionados con el sexo entre hombres fue superior al de cualquier año anterior.

La HPA añade que aproximadamente una de cada cinco infecciones diagnosticadas en el Reino Unido entre hombres que practican sexo con hombres habían sido adquiridas fuera del Reino Unido (una tendencia constante a lo largo de la última década). Entre las personas heterosexuales, un método mejorado para determinar el año aproximado en que se produjo la infección reveló que casi la mitad (48%) de las infecciones diagnosticadas entre personas heterosexuales nacidas en el extranjero tuvieron lugar en el Reino Unido.

Este cambio se ha debido, en gran medida, a un descenso muy sustancial en el número de diagnósticos de VIH entre las personas procedentes del oriente africano, al tiempo que se ha registrado un aumento constante de diagnósticos de VIH entre personas procedentes de la región europea (pasando de 258 casos en 2003 a 639 casos en 2011).

También se ha producido una modificación de la edad en la que los hombres gais y bisexuales reciben el diagnóstico de VIH. Mientras que en 2003 casi la mitad de los nuevos diagnósticos se dieron en hombres de 30 a 39 años y menos de una cuarta parte entre hombres de 20 a 29 años, un número casi idéntico de varones en cada uno de estos grupos de edad recibió un diagnóstico de VIH en 2011.

Puedes leer la noticia completa sobre los diagnósticos en aidsmap.com.
Puedes leer la noticia completa sobre las infecciones por VIH entre la población africana que vive en el Reino Unido en aidsmap.
Puedes consultar todos los datos sobre los nuevos diagnósticos de VIH en HPA.

Otros titulares recientes

Solo la mitad de los hombres gais negros en EE UU bajo tratamiento no tienen capacidad de infección
Un estudio realizado en EE UU entre personas con VIH, la mayor parte de las cuales eran de etnia negra y con un nivel bajo de ingresos, ha descubierto que únicamente el 51% de ellas cumplía los criterios determinados en la denominada ‘Declaración suiza’ para considerar que no tienen capacidad de transmitir la infección. La otra mitad o bien tenía unas cargas virales detectables, a pesar de tomar antirretrovirales, o infecciones de transmisión sexual recientes. Las tres cuartas partes de los integrantes de este grupo había estado en prisión y éste constituyó el principal riesgo para tener un nivel de VIH detectable.

Bajo conocimiento sobre la PPE en España
Un estudio español ha encontrado unos bajos niveles de conocimiento (además de un uso casi nulo) de la profilaxis postexposición (PPE). De las personas entrevistadas, solo la tercera parte de los hombres gais y una sexta parte de las personas heterosexuales conocían la PPE. Por su parte, apenas un 2% había recurrido a ella en alguna ocasión. Frente a estas cifras, el 56% de los hombres gais del Reino Unido conocía la PPE, al igual que la inmensa mayoría de los hombres gais en Australia. El equipo de investigadores insta a que se promueva la disponibilidad de este tipo de profilaxis.

El rol de preferencia constituye una mejor predicción del riesgo de VIH que el comportamiento declarado en hombres gais chinos
Un estudio realizado entre una población de hombres gais en China ha descubierto que el papel que los hombres gais afirman preferir durante el sexo anal constituye una mejor orientación para determinar su riesgo de infección por VIH que el preguntarles qué hacen realmente en las prácticas sexuales. La prevalencia de VIH entre los hombres que declararon ser el miembro “pasivo” o “versátil” fue 2,5 veces superior que la de los hombres que indicaron que preferían ser el miembro “activo” (18% frente a 7%). Por otro lado, cuando se les preguntó realmente a los varones qué tipo de relaciones sexuales habían mantenido con sus tres últimas parejas, la prevalencia de VIH fue de cerca de un 15% entre los hombres que habían sido “pasivos” o “versátiles” y del 10% entre los hombres que declararon haber sido “activos”, pero esta diferencia no fue estadísticamente significativa.

El aumento de las pruebas diagnosticas no viola la confidencialidad
Los esfuerzos por ampliar los programas de realización de pruebas del VIH en el África subsahariana no han provocado conculcaciones de los derechos de los pacientes ni han supuesto un empeoramiento de los servicios, según concluye un estudio. Algunos activistas de los derechos humanos habían expresado su temor a que el paso a la realización a gran escala de pruebas del tipo “exclusión voluntaria” (opt-out) podría ir en contra del derecho de las personas a rechazar la prueba o podría violar la confidencialidad en caso de que el resultado fuera positivo. Una elevada proporción de personas (83%) recibió counselling antes de realizar la prueba y el 90% declaró que habían dado su consentimiento, al 99% se les dio el resultado de sus pruebas y el 74% recibió una derivación médica adecuada con posterioridad.

Noticias de otras fuentes seleccionadas por el editor

Desacuerdo sobre un ensayo de PPrE en Francia
El grupo activista francés sobre la prevención del VIH The Warning ha hecho pública una nota de prensa en la que afirma que debería interrumpirse el brazo de placebo del estudio IPERGAY, de distribución aleatoria y controlado, en el que se prueba la administración intermitente de la PPrE. La declaración es una respuesta a otro comunicado de prensa realizado por la agencia nacional de investigación sobre VIH, ANRS, que indicaba que debería mantenerse (véase la edición de octubre de este boletín). La postura defendida por The Warning difiere de la mantenida por otras organizaciones francesas comunitarias, que van desde el apoyo a IPERGAY tal y como está planeado, pasando por exigir que se proporcione la PPrE junto al ensayo, hasta su total rechazo. En este enlace podrás encontrar un resumen de los informes comunitarios de los coordinadores del ensayo (en francés).

Enfoques novedosos para diagnosticar las infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH y las hepatitis B y C en Europa
El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades ha publicado un nuevo informe en el que se evalúan novedosos enfoques para la realización de pruebas del VIH y las hepatitis B y C

Las prácticas sexuales de riesgo no son inusuales entre chicos nacidos con VIH
En una cohorte de adolescentes infectados por VIH desde el nacimiento, casi dos tercios de los participantes sexualmente activos declararon haber practicado relaciones sexuales sin protección y el 40% de ellos tenían una carga viral superior a 5.000 copias/mL.

Los condones tratados con nanopartículas de plata podría ‘desactivar completamente’ el VIH y otras ITS
Los preservativos tienen una tasa de fracaso del 15% en la prevención de infecciones de transmisión sexual (ITS), por lo que un equipo de investigadores de la universidad de Manitoba (Canadá) probó a empaparlos en una solución que contenía unas nanopartículas microscópicas de plata. El equipo de científicos afirmó que los preservativos así tratados parecieron ser capaces de acabar con todos los virus del herpes y el VIH en los experimentos en el laboratorio.

“Tomo antirretrovirales y estoy indetectable: ¿Qué ocurre con el sexo seguro?”
En una extensa entrevista en la que se trataron temas espinosos, Bob Leahy preguntó al médico/científico Rupert Kaul, de Toronto (Canadá), sobre cómo podemos interpretar el riesgo de transmisión del VIH en la era de la carga viral indetectable.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD