La cuarta parte de las muertes de personas con VIH se deben a la tuberculosis, según la OMS

Keith Alcorn

Aproximadamente la cuarta parte de los fallecimientos de personas con VIH en todo el mundo fueron causados por la tuberculosis en 2007, según declaró la Organización Mundial de la Salud (OMS), que calcula que ese año murieron cerca de 450.000 personas con VIH debido a la tuberculosis y que había 1,4 millones de casos de personas coinfectadas por ambas enfermedades.

Las personas seropositivas son unas 20 veces más propensas a desarrollar tuberculosis que la población general en países con alta prevalencia del VIH.

Las cifras fueron hechas públicas hoy en el Informe mundial sobre el control de la tuberculosis de 2009 de la OMS, y representan una notable revisión al alza de cálculos anteriores.

La alta carga de muertes por tuberculosis en personas seropositivas resulta especialmente alarmante porque se trata de una enfermedad prevenible. En la actualidad, un diagnóstico y tratamiento precoces suponen una tasa de curación superior al 85%, según informes provenientes de programas mundiales contra la tuberculosis, aunque las tasas de personas con VIH que se examinan de esta enfermedad son bajas.

A los pacientes con VIH no se les ofrece una terapia preventiva con isoniazida en la medida necesaria para prevenir nuevos casos de tuberculosis en personas expuestas previamente a este patógeno; asimismo, la provisión de terapia antirretroviral no consigue mantener el ritmo de nuevos diagnósticos de VIH en casos de tuberculosis, según señala el informe de la OMS.

Este organismo afirma que, aunque el cálculo de muertes por tuberculosis duplica la cifra publicada en 2006, esto no significa que se hayan doblado los casos de la misma desde esa fecha. En su lugar, los epidemiólogos de la organización creen que sus nuevos cálculos ofrecen una imagen más precisa de la carga mundial de tuberculosis que sufren las personas con VIH, ya que parten de los resultados de una realización más exhaustiva de pruebas del virus de la inmunodeficiencia humana entre personas diagnosticadas de tuberculosis en 64 países durante 2007 y 2008.

De los quince países con mayor incidencia de tuberculosis entre la población con VIH, todos excepto uno se encuentran en el África subsahariana, siendo el África meridional la zona más afectada.

En Lesoto, Suazilandia, Sudáfrica, Zimbabue, Namibia y Botsuana, la incidencia de pacientes con VIH y tuberculosis supera los 400 casos por cada 100.000 personas, mientras que la prevalencia de VIH en los nuevos casos de tuberculosis supera el 50% en la zona del África meridional. En conjunto, se calcula que el 79% de las infecciones por VIH en casos de tuberculosis se produce en el África subsahariana.

La OMS afirma que el progreso general hacia el diagnóstico del VIH en pacientes con tuberculosis es bueno. Así, catorce países africanos fueron capaces de informar del estado serológico al virus del sida de más de la mitad de los casos de tuberculosis en 2007.

De todos modos, la organización calcula que, en conjunto, sólo el 37% de los pacientes con tuberculosis registrados en África fue sometido a pruebas del VIH en 2007. También considera que debe ampliarse la detección de virus en los programas de terapia directamente observada de corta duración (DOTS, en sus siglas en inglés).

Por su parte, el examen de la tuberculosis entre las personas ya diagnosticadas de VIH sigue siendo escaso, afirma la OMS, y la provisión de terapia preventiva con isoniazida es extremadamente limitada: se calcula que sólo 30.000 personas con VIH han iniciado un tratamiento con ese fármaco en 2007 (el 4,8% de las elegibles), y apenas el 14% de las personas seropositivas que reciben atención han sido sometidas a pruebas para detectar la tuberculosis.

La provisión de terapia antirretroviral a pacientes con VIH y tuberculosis también se está rezagando respecto a las tasas de diagnóstico del virus de la inmunodeficiencia humana en personas con tuberculosis. Una tercera parte escasa de los pacientes con tuberculosis y VIH iniciaron terapia antirretroviral en 2007, quizá debido a que el número de instalaciones sanitarias que ofrecen dicho tratamiento no aumenta al mismo ritmo que la expansión de la realización de counselling y pruebas en los programas de tuberculosis.

La OMS calcula que había cinco centros para tratar la tuberculosis por cada clínica que proporcionaba antirretrovirales en los ocho países principales que suponen el 18% de los casos de VIH y tuberculosis en 2007.

La misma organización también informó de los progresos hacia la integración de las actividades relacionadas con la tuberculosis y el VIH a nivel estatal y recopiló datos de seguimiento sobre la implementación de algunas acciones clave recomendadas por la propia OMS en 2007, denominadas ‘las tres I’ (intensificar la búsqueda de casos, terapia preventiva con isoniazida y control de la infección), destinadas a reducir la carga de tuberculosis en personas con VIH.

Aunque 156 países consiguieron una puntuación igual o superior al 90% en su grado de cumplimiento en el informe sobre mecanismos de colaboración y desarrollo de políticas conjuntas, en lo referente a los frutos prácticos de este trabajo político, más de la mitad de los países proporcionaron unos detalles muy incompletos respecto a su progreso para aumentar la detección de casos de tuberculosis en personas con VIH o la provisión de terapia preventiva con isoniazida. Con frecuencia, tampoco ofrecieron detalles en torno a las actividades para el control de la infección.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD