La mitad de los nuevos diagnósticos entre hombres gays se refieren a infecciones recientes

Roger Pebody

Esto sugiere que la incidencia de VIH (la tasa de nuevas infecciones) es extremadamente elevada en esta población. Sin embargo, también puede apuntar a una gran tasa de realización de pruebas entre algunos grupos de hombres gays.

Tras muchos años en los que sólo tenía que informarse de los casos de sida, el sistema francés de declaración de datos de salud pública se ha visto reforzado de manera considerable en los últimos tiempos. Desde 2003, es obligatorio comunicar los diagnósticos de VIH. Además, se recomienda realizar de forma rutinaria una prueba para detectar infecciones recientes, siempre que la persona dé su consentimiento.

La prueba para detectar la infección reciente pertenece a un tipo de técnicas a las que, en ocasiones, se las denomina STARHS o pruebas de incidencia que buscan marcadores de anticuerpos específicos, los cuales ofrecen resultados distintos en los meses posteriores a la infección. Si una prueba da un resultado por debajo de un punto de corte determinado, se considera que el paciente tiene una infección reciente.

Cada año, se diagnostican, aproximadamente, unos 6.500-7.500 nuevos casos de VIH en Francia. El número de hombres gays (y de otros hombres que practican sexo con hombres [HSH]) diagnosticados ha aumentado de menos de 2.000 casos en 2003 a unos 2.500 en cada año de los tres últimos.

Los epidemiólogos analizaron los datos disponibles sobre hombres gays diagnosticados entre 2003 y 2008, aunque falta bastante información. Los médicos no han aportado datos acerca del modo de transmisión en el 31% de los casos diagnosticados, y los resultados sobre infección reciente tan sólo estuvieron disponibles para 4.819 hombres gays.

La edad media de diagnóstico de los hombres homosexuales fue de 37 años. Con independencia de los resultados de la prueba sobre infección reciente, los facultativos consideraron que el 19% de los hombres gays diagnosticados lo fueron durante la fase de infección primaria.

Además, la prueba de infección reciente evidenció que el 48% de los varones se había infectado en los seis meses previos. Esta cifra permaneció estable entre 2003 y 2008.

Los hombres que habían realizado al menos tres pruebas diagnósticas del VIH en su vida fueron cuatro veces más propensos a ser diagnosticados de infección reciente que los diagnosticados en su primera prueba del virus de la inmunodeficiencia humana. El haber sido diagnosticado de una infección reciente fue más habitual en el caso de hombres de nacionalidad francesa y de aquéllos con un estatus socioeconómico más elevado.

Por otra parte, la infección reciente fue más habitual en el caso de hombres más jóvenes: el 57% de los hombres entre 15 y 29 años tenían infección reciente, frente al 30% de los hombres de 50 años o más. En consonancia con esto, mientras que el 11% de todos los hombres gays fueron diagnosticados muy tarde (cuando ya tenían una enfermedad definitoria de sida), esta cifra aumentó al 27% entre los varones de más de 50. Las cifras de hombres diagnosticados de forma tardía descendieron durante el período de estudio.

Fue más probable que los hombres de mayor edad se sometieran a una prueba debido a la existencia de síntomas, mientras que los más jóvenes tendieron a hacerlo por su comportamiento de riesgo.

Los autores indican que el elevado número de infecciones recientes en hombres gays probablemente refleje tanto un comportamiento respecto a la prueba como la incidencia del VIH. En 2010 prevén publicar un estudio de cálculo de tasas de incidencias.

Describen sus datos como preocupantes y comentan: “Las campañas de prevención siguen siendo cruciales, pero no parecen bastar para contener los comportamientos sexuales de riesgo entre HSH en Francia, a pesar de la amplia disponibilidad de pruebas, preservativos e información, y del hecho de que los HSH representan una subpoblación con un elevado nivel de educación”.

En el Reino Unido, la Agencia para la Protección de la Salud (HPA, en sus siglas en inglés) también está instaurando el uso de pruebas de infección reciente. Mientras que un estudio de 2007 de Brighton calculó que la mitad de los nuevos diagnósticos en hombres gays eran infecciones recientes, los resultados preliminares de la HPA para 2009 sugieren unas cifras muy inferiores: uno de cada cinco en hombres gays y uno de cada diez en heterosexuales.

Referencia: Semaille C, et al. Recently acquired HIV infection in men who have sex with men (MSM) in France, 2003-2008. Euro Surveill. 2009; 48: 5-8.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD