Condena de un año de cárcel por transmisión imprudente del VIH basada en la confesión del acusado

Michael Carter

Un hombre con VIH se ha convertido en la primera persona que es condenada por transmisión imprudente del VIH a una pareja sexual desde que el Servicio Fiscal de la Corona (Reino Unido) elaborase este año un documento orientativo respecto a este delito dirigido a la policía y los fiscales. La condena se produce días después del encarcelamiento de una persona por infectar de forma imprudente a su pareja sexual por hepatitis B.

El hombre, de 41 años, se declaró culpable del delito y fue sentenciado a un año de cárcel en el tribunal local de Preston.

Los detalles del caso son imprecisos, pero en el juicio se afirmó que la persona, que es hemofílica y adquirió el VIH a través de la administración de productos sanguíneos infectados antes de cumplir los 20 años, se cree que transmitió la infección a su compañera habitual entre 1994 y 1996. La pareja se conoció en 1993 y estuvo separada durante un tiempo antes de que la relación terminara finalmente en 2000. La persona condenada nunca reveló a su pareja que tuviera el virus debido al estigma que rodea el tema. Al inicio de la relación, utilizaron preservativos, pero a medida que ésta progresó, la pareja empezó a practicar relaciones sexuales sin protección.

Poco después de la separación final, la mujer fue diagnosticada de VIH. También se cree que ella transmitió el virus a una pareja masculina con la que se relacionó posteriormente.

Se trata de la primera condena por transmisión del VIH en el Reino Unido en un año y el caso suscita preocupación entre los activistas. Es preocupante que el caso guarde enormes semejanzas con las antiguas condenas por transmisión imprudente del virus, basadas en una admisión de culpabilidad y unas “pruebas científicas” vagas. Existe preocupación respecto a la naturaleza y la calidad del asesoramiento legal recibido por el acusado.

Las directrices del propio Servicio Fiscal de la Corona para plantear casos jurídicos de transmisión imprudente del VIH reconocen la dificultad que supone, desde el punto de vista científico, demostrar dicha transmisión. En otras ocasiones, los cargos por transmisión imprudente del VIH fueron defendidos con éxito, gracias a que una defensa bien documentada utilizó argumentos de expertos en Virología para evidenciar que las pruebas empleadas por la acusación eran insuficientes para demostrar la transmisión entre dos personas.

Cabe señalar que la sentencia de un año en el caso que nos ocupa es mucho más corta que las impuestas en los casos anteriores de condena por transmisión imprudente del virus.

Esto puede deberse a que el acusado se infectó por VIH a través de productos sanguíneos. En los comentarios a la sentencia, el juez Andrew Woolman afirmó: “Ha sido usted víctima tanto de la hemofilia como de la desgracia de haber recibido sangre infectada (…) es una tragedia que tenga que imponerle una pena”.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD