La prevención combinada con el tratamiento es la única manera de contener la epidemia del VIH, según se extrae de un modelo c

Keith Alcorn

Mediante el empleo de un modelo matemático diseñado para analizar los efectos de varias intervenciones y diversos umbrales para el tratamiento, el grupo de investigadores mostró que sin el empleo de métodos de prevención adicionales como la realización de counselling sobre sexo seguro a pacientes y comunidades, el acceso a los fármacos probablemente aumente la prevalencia del VIH/SIDA.

La transmisión sexual del VIH es más probable si la pareja sexual con VIH tiene una carga viral más alta. Debido a que la terapia antirretroviral (TAR) hace más lenta la progresión del SIDA y reduce la carga viral de las personas infectadas, los fármacos no sólo mejoran la salud y prolongan la vida de los que los toman, sino que también hace menos probable que infecten a otras personas. Como consecuencia, la TAR ha sido debatida no sólo como un tratamiento sino como una herramienta de prevención en sí misma.

Para poner a prueba esto, Rachel Baggaley y un grupo de colegas emplearon un modelo para predecir y comparar los impactos de estrategias alternativas de mayor acceso a TAR en países con pocos recursos. Algunas de las estrategias incluyeron la provisión de laboratorios de diagnósticos que podrían medir de forma rutinaria los niveles de recuentos de células CD4 y cargas virales de las personas con VIH (sólo si se hace eso la gente podría ser tratada antes de desarrollar síntomas evidentes). También tomaron en cuenta distintos modos en los que la gente podría cambiar su comportamiento sexual si reciben tratamiento (éste podría hacerles sentir mejor físicamente y con más predisposición a ser sexualmente activos) y counselling (con el que es de esperar que aumenten las prácticas de sexo seguro).

Descubrieron que proporcionar TAR a todos las personas con síntomas de SIDA (es decir a aquellas que se encuentran en los últimos estadios de la enfermedad) era probable que aumentase la prevalencia de la infección por VIH, ya que estas personas viven más tiempo y vuelven a ser otra vez sexualmente activas. Si TAR es administrada también a personas con VIH en etapas tempranas, es decir cuando su sistema inmunológico empieza a debilitarse pero antes de que desarrollen los síntomas de SIDA, los resultados de la prevalencia del VIH dependen de manera crítica del comportamiento de estas personas.

Estos resultados sugieren que proporcionar TAR a pacientes con síntomas de SIDA y/o aquellos en etapas tempranas de la enfermedad probablemente no prevenga muchas nuevas infecciones. Podría incluso aumentar la transmisión del virus, ya que los pacientes viven más tiempo y con más salud. Por lo tanto, el realizar counselling a pacientes y al resto de la sociedad para promocionar prácticas de sexo seguro debe constituir una parte esencial de cualquier estrategia para contener e invertir el curso de la epidemia del SIDA, afirman los autores.

Referencia: Baggaley RF et al. Modelling the impact of antiretroviral use in resource-poor settings. PloS Medicine 3 (4): e124, 2006.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD