La carga viral durante la infección primaria influye en la carga viral en años posteriores

Michael Carter

Las personas con una alta carga viral durante la infección primaria por VIH posteriormente tienen un mayor punto de equilibrio de carga viral, según un estudio estadounidense publicado en edición de 1 de agosto de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes. El estudio también mostró que existía una relación entre la carga viral y el número de síntomas experimentados durante la infección primaria. El grupo de investigadores, de la Universidad de California en San Francisco, cree que "factores inmunológicos innatos y/o características virales del VIH podrían haber contribuido a determinar el punto de equilibrio de carga viral y el posterior curso de la infección".

La infección primaria, o aguda, por VIH puede incluir un periodo en el que se experimentan síntomas similares a los de la gripe durante las primeras semanas. La carga viral alcanza un pico durante la infección primaria, antes de disminuir hasta un punto de equilibrio en el que permanece estable durante meses o incluso años en los cuales las personas por lo general presentan pocos síntomas físicos de infección por VIH.

Investigaciones previas sugieren que los pacientes con más síntomas o mayor duración de la enfermedad durante la infección primaria por VIH presentan una progresión más rápida a SIDA.

Por el contrario, otros estudios han indicado que los síntomas durante la infección primaria podrían realmente ser indicativos de una sólida respuesta inmunológica al VIH y estar relacionados con un rápido descenso de la carga viral.

Por otro lado, la investigación realizada con mujeres africanas recientemente infectadas por VIH descubrió que los síntomas y una alta carga viral anterior a la seroconversión estuvieron relacionados con una progresión más rápida a SIDA y muerte independientemente del posterior punto de equilibrio de carga viral.

El equipo de investigadores señaló que ninguna investigación previa había incluido datos sobre la carga viral inicial, síntomas durante la infección primaria por VIH y punto de equilibrio de la carga viral. Por tanto, dado que la relación entre estos factores no estaba clara, un equipo de investigadores de California diseñó un estudio que incluyó pacientes con preseroconversión o seroconversión reciente al VIH para establecer la relación entre los factores mencionados.

Las personas fueron clasificadas como en etapa de preseroconversión si las pruebas de VIH dieron negativo o fueron indeterminadas, pero tenían una carga viral de VIH superior a 2.000 copias/ml en al menos dos pruebas. Los pacientes fueron catalogados como de seroconversión reciente al VIH si habían dado positivo en la prueba del VIH después de un reciente resultado negativo.

A los participantes se les preguntó si habían tenido alguno de los veintiún síntomas típicamente relacionados con la infección primaria por VIH, tales como fiebre, exantema (rash), úlceras bucales, dolor muscular y articular, dolor de garganta, pérdida de apetito, fatiga, dolor de cabeza y sudores nocturnos. Se tomaron muestras de sangre para medir la carga viral cada cuatro semanas durante las primeras veinticuatro semanas y después a intervalos de ocho semanas durante una mediana de 98 semanas.

En el análisis de los investigadores se incluyó un total de 57 pacientes con preseroconversión al VIH y 120 pacientes con seroconversión al VIH reciente. Casi todos eran hombres gay y la media de edad fue de 41 años.

Las personas con infección y preseroconversión presentaron un número significativamente mayor de síntomas de infección primaria por VIH (media: 9 frente a 6; p<0,001) que aquellas con seroconversión reciente. Además, los pacientes con preseroconversión también presentaron una mayor carga viral media (126.000 copias/ml frente a 25.000 copias/ml).

En el conjunto inicial de análisis estadísticos de los investigadores, cada síntoma adicional de infección primaria predijo un aumento de la carga viral de 0,009 log10. Dicho aumento fue estadísticamente significativo (p<0,001). Además, la presencia de síntomas, a diferencia de la infección primaria asintomática, predijo un aumento de la carga viral de 0,9 log10 y, de nuevo, esto fue estadísticamente muy significativo (p<0,001). Sin embargo, la duración de los síntomas durante la infección primaria no estuvo relacionada con una mayor carga viral inicial.

En un posterior análisis multivariable, el grupo de investigadores descubrió que la preseroconversión estuvo relacionada de forma significativa con una carga viral 0,5 log10 (p=0,001) mayor, estando la fiebre relacionada con una carga viral 0,6 log10 mayor (p<0,001) y la pérdida de peso con una carga viral 0,4 log10 mayor (p=0,008).

A continuación, el grupo de investigadores diseñó un modelo que incluyó el estado de la infección, el número y tipo de síntomas y la duración de los síntomas con la carga viral inicial como resultado. Esto mostró que la enfermedad de preseroconversión estuvo relacionada con un aumento estadísticamente significativo de la carga viral de 0,48 log10 (p=0,002) frente a la seroconversión reciente y que cada síntoma adicional de infección primaria por VIH estuvo relacionado con un aumento significativo de 0,08 log10 (p<0,001) de la carga viral.

Seguidamente, se realizaron análisis estadísticos para predecir el punto de equilibrio de la carga viral para el pequeño número de pacientes que no iniciaron terapia antirretroviral (6 personas con enfermedad de preseroconversión y 42 con seroconversión reciente). La mediana del período de seguimiento fue de 98 semanas.

El primer grupo de análisis mostró que cada aumento de 1,0 log10 de la carga viral predijo un aumento estadísticamente significativo de 0,46 log10 (p<0,001) de la carga viral en el punto de equilibrio. Además, cada síntoma adicional de infección primaria por VIH estuvo relacionado con un aumento de 0,05 log10 de la carga viral en el punto de equilibrio. De nuevo, este aumento fue estadísticamente significativo (p=0,03).

En un posterior análisis multivariable, una mayor carga viral inicial siguió estando relacionada con una mayor carga viral en el punto de equilibrio (cada aumento de 1,0 log10 en la carga viral inicial estuvo relacionado con un aumento de 0,44 log10 en la del punto de equilibrio; p=0,003).

El grupo investigadores cree que su investigación tiene implicaciones prácticas. Así, comenta: "Para los médicos, nuestros resultados sugieren que una carga viral baja durante la infección primaria por VIH o poco después de la seroconversión constituye un indicador más fiable, más que la gravedad de la infección primaria por VIH, de qué personas tienen más probabilidades de lograr una baja carga viral en el punto de equilibrio".

Y añade: "Nuestros resultados sugieren que las interacciones tempranas entre el virus del VIH-1 y un nuevo huésped, incluso antes de que presente respuestas inmunológicas adaptativas completamente desarrolladas, son importantes a la hora de establecer el punto de equilibrio de la carga viral".

Referencia: Kelley CF et al. The relation between symptoms, and viral load set point in primary HIV infection. J Acquir Immune Defic Syndr 45: 445 – 448, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD