Serosorting, optimismo sobre el VIH y hombres gay en Sydney

Michael Carter

Los hombres gay sin VIH en Sidney (Australia) están seleccionando cada vez más a otros hombres sin VIH para practicar de forma casual sexo anal sin protección, según un estudio publicado en la edición del 15 de mayo de la revista AIDS.

La práctica de elegir deliberadamente a compañeros con el mismo estado serológico al VIH (a menudo denominada serosorting) ha sido bien descrita entre hombres gay con VIH y se le ha atribuido una contribución en el descenso de la incidencia del VIH en San Francisco (EE UU). Sin embargo, un grupo de investigadores de Sidney advierte de que la práctica del serosorting por hombres que asumen que no tienen VIH es "altamente problemática".
 
Un estudio aparte publicado en la misma edición de AIDS descubrió que la proporción de hombres gay que declaran practicar sexo anal sin protección con una pareja casual aumentó en Sidney entre 1999 y 2002, pero que el optimismo sobre la terapia del VIH no podría explicar este cambio de comportamiento sexual.

Serosorting 

El serosorting entre hombres gay ha sido definido como "tratar el tema del estado serológico al VIH con potenciales parejas y sólo realizar prácticas de riesgo de VIH con aquellas que se cree tienen el mismo estado serológico al VIH". La mayor parte de los investigadores ha analizado los comportamientos de serosorting de hombres con VIH y existen pocos datos sobre serosorting entre hombres gay sin VIH. También existe algún indicio en Estados Unidos de que los hombres sin VIH evitan cada vez más practicar sexo con hombres de los que se sabe que viven con VIH.

Por tanto, el grupo de investigadores de Sidney analizó el comportamiento de serosorting de hombres gay que se sabe que no tienen VIH entre 2002 y 2005. A pesar de que a estos hombres no se les preguntó de forma explícita si practicaron serosorting, este comportamiento fue inferido de la información que dieron sobre sexo sin protección con parejas casuales.
 
A los 302 hombres inscritos en el estudio se les pidió que dieran detalles del número total de parejas casuales con las que habían practicado sexo anal sin protección en los seis meses previos y proporcionaran información sobre el estado serológico al VIH de sus parejas.
 
Aunque general hubo un descenso en la cantidad de sexo anal sin protección con parejas casuales en los seis meses anteriores a la entrevista del estudio, el grupo de investigadores notó que cuando analizaba los resultados según el estado serológico al VIH de las parejas casuales, realmente aumentó el número medio de parejas casuales sin VIH con la que las personas habían practicado sexo (p<0,001). La proporción de parejas casuales con las que se practicó sexo anal sin protección que declararon no tener VIH aumentó del 6% en 2002 al 25% en 2005. El grupo de investigadores pone énfasis, no obstante, en que el 60% del sexo casual sin protección aún se produjo con parejas cuyo estado serológico al VIH era desconocido.
 
"El serosorting… especialmente si es empleado como una estrategia deliberada para reemplazar el uso habitual de condones con parejas casuales es altamente problemático", escribe el grupo de investigadores. Los autores señalan que incluso si ambos miembros de la pareja realmente no tienen VIH aún persiste el riesgo de otras infecciones de transmisión sexual.
 
Más aún, el estado serológico al VIH en ocasiones es asumido más que realmente conocido. Además, el grupo de investigadores cree que es "irreal" esperar que todos los hombres revelen de forma honesta su estado serológico al VIH. Finalmente, los autores del estudio señalan que las conversaciones que conducen al inicio de sexo sin protección a menudo son "tácitas o inferidas" más que verbales o cara a cara. Los autores también sugieren que internet puede desempeñar un papel en el aparente aumento de serosorting.

Más sexo sin protección, pero no se explica por el optimismo respecto VIH 

Otro estudio aparte examinó el papel del optimismo respecto al VIH en el cambio del comportamiento sexual de los hombres gay en Sydney entre 1999 y 2002. El estudio contó con más de 3.000 hombres de edades que fueron desde poco antes de la veintena hasta los 70 años. Se les preguntó si habían practicado sexo anal sin protección con una pareja casual en los últimos seis meses.
 
El optimismo respecto al VIH fue valorado en función de las respuestas a cuatro afirmaciones: "Los nuevos tratamientos del VIH eliminan la preocupación en el sexo"; "La disponibilidad de tratamiento inmediatamente después de practicar sexo sin protección hacen el sexo seguro menos importante"; "El VIH no constituye una amenaza tan grande porque la epidemia está declinando" y "El VIH/SIDA es una amenaza menos grave de lo que solía ser debido a los nuevos tratamientos".
 
Entre 1999 y 2002 hubo un aumento significativo del número de hombres que declararon practicar sexo sin protección con una pareja casual pasando del 32% al 41% (p<0,001). Los hombres que eran más optimistas sobre el tratamiento del VIH fueron los que practicaron más sexo sin protección (p<0,001), pero el grupo de investigadores señaló que el optimismo respecto al VIH no aumentó significativamente a lo largo de los tres años del estudio y por tanto no podría explicar el aumento del sexo sin protección (p=0,2).
 
En posteriores análisis, el grupo de investigadores observó que los hombres con VIH eran más propensos que otros hombres (58% frente a 31%, p<0,001) a practicar sexo sin protección con parejas casuales y a tener puntuaciones de optimismo más altas (p<0,001).
 
"Es digno de destacar que el optimismo respecto al VIH… permaneció básicamente constante a lo largo del tiempo", escribe el grupo de investigadores, que añade "si el optimismo sobre el VIH explicara el aumento del riesgo sexual con el tiempo, ocho años de sondeos seguirían siendo significativos en el análisis multivariable o habría una interacción significativa entre año de encuesta y optimismo. Ninguna de estas cosas fue así". Por tanto, aunque el optimismo respecto al VIH estuvo relacionado con el sexo sin protección, no pudo explicar el mayor número de hombres que declararon sexo sin protección con el tiempo.
 
Referencia: Mao L et al. ”Serosorting” in casual anal sex of HIV-negative gay men is noteworthy and is increasing in Sydney, Australia. AIDS 20: 1204-1206, 2006.
 
Abelson J et al. HIV optimism does not explain increases in high-risk sexual behaviour among gay men of positive or negative HIV status in Sydney, Australia. AIDS 20: 1215-1216, 2006.
 
Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).
 

 

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD