El Fondo Global corre el riesgo de situación de “medicinas sin médicos” si no financia un escalado del sector sanitario

Keith Alcorn

Un equipo internacional de expertos en salud advirtió esta semana al Fondo Global para la lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria que o financia los salarios de los trabajadores sanitarios o se arriesga a que se produzca una situación en la que se cuente con medicinas para estas tres enfermedades en países pobres, pero no haya profesionales sanitarios para distribuirlas.

“Una serie de comentarios recientes que parten del seno del Fondo Global”, afirma Gorik Ooms (Médecins Sans Frontières, Bélgica) y un equipo de colegas en PLoS Medicine, “sugiere una intención de centrarse más en las tres enfermedades y abandonar el refuerzo de los sistemas sanitarios y dejar a otros el apoyo al personal sanitario”.

“Esto podría crear situaciones del tipo ‘Medicinas sin Médicos’: situaciones en las que las medicinas para la lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la Malaria estén disponibles, pero no los médicos o enfermeros para prescribir adecuadamente dichas medicinas”.

Supondría un error estratégico para el Fondo Global, afirman los autores, el crear tal situación. El Fondo Global ya está apoyando programas de tratamiento y prevención del VIH y se proyecta proporcionar tratamiento a 1,8 millones de personas a lo largo de cinco años.

Ventaja estratégica: El Fondo Global, y no el Banco Mundial, es el mejor situado para reforzar los sistemas sanitarios

“El Fondo Global cuenta con una ventaja que lo convierte en un actor clave en el campo del apoyo de los esfuerzos sanitarios”, afirman.

“La mayoría del resto de los donantes se ven obligados a centrarse en la sostenibilidad en el sentido convencional, lo que implica que los países beneficiarios deberían reemplazar gradualmente la financiación internacional por recursos propios, mientras que al Fondo Global la comunidad internacional le ha prometido una financiación sostenida, lo que le permite comprometerse de forma continuada con los países beneficiarios.”

“Esto es lo que algunos de los países más afectados por el SIDA, la tuberculosis y la malaria necesitan para aumentar su personal sanitario. Sus retos en este terreno son demasiado grandes como para considerar un reemplazo gradual de la financiación internacional por recursos propios.”

Ooms y un equipo de colegas emplean los ejemplos de dos países (Mozambique y Malaui) que intentan luchar frente a una epidemia del SIDA en auge con un frágil sistema sanitario para poner de relieve el papel crucial del apoyo del Fondo Global a la capacidad sanitaria.

Mozambique, por ejemplo, estima que a fin de desplegar la terapia farmacológica para el VIH en el país, sería necesario contar con ocho trabajadores sanitarios por cada 1.000 pacientes que reciben tratamiento: de uno a dos médicos, entre dos y siete enfermeros, entre uno y tres miembros del personal farmacéutico y un amplio abanico de personas que ofrezcan counselling y personal de farmacia.

Y por ahora, actualmente, por cada 1.000 personas existen sólo 0,36 trabajadores sanitarios equivalentes a tiempo completo. Mozambique tenía sólo 514 médicos cualificados en 2004, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

En Malaui, existen 0,61 trabajadores sanitarios por cada 1.000 personas, pero el país está comenzando a expandir su sector sanitario con el apoyo de donantes explícitamente destinado a escalar el tratamiento antirretroviral sin socavar el sector sanitario. El Departamento de Reino Unido para el Desarrollo Internacional ha establecido sustanciales compromisos a largo plazo junto con otros donantes para apoyar las mejoras, principalmente en cuidado primario.

Malaui es también el único país que obtendrá una importante concesión por parte del Fondo Monetario Internacional: un acuerdo por el que no se penalizará el gastar más en salarios del sector sanitario de lo estipulado en una cláusula establecida en 2003. En los acuerdos de préstamos del FMI con varios países africanos, se contemplan límites en los gastos gubernamentales en salarios y restringen la contratación de personal para el cuidado sanitario.

Malaui también se benefició de fondos para reforzar el sector sanitario en la quinta ronda de ayudas del Fondo Global.

Mientras el Fondo pueda continuar aumentando el dinero, se hacen sostenibles los programas de tratamiento nacionales que no podrían ser financiados por fondos propios o el apoyo gradual de donantes. Además, la comunidad internacional se comprometió en la Asamblea General de Naciones Unidas en 2006 a “una sostenibilidad basada en la provisión de fondos externos de modo sostenido” y esta aproximación tiene que extenderse para fortalecer el sector sanitario, argumentan.

Pero la financiación del reforzamiento del sector sanitario fue abandonada por el Fondo Global en 2006, cuando la junta del Fondo Global acordó que era el Banco Mundial quien debería ser responsable del desarrollo de infraestructuras a largo plazo. El Banco Mundial no contempla su papel como expansión de la fuerza de trabajo del sector sanitario sin promesas a largo plazo de ayuda bilateral y se necesitan compromisos (bilaterales) de gobiernos nacionales donantes a corto plazo, ya que los gobiernos, los ingresos por impuestos y las prioridades políticas podrían cambiar repentinamente.

Gorik Ooms y un equipo de colegas urgen al Fondo Global que reconsidere su oposición a financiar el fortalecimiento del sector sanitario. “El Fondo Global es el único mecanismo donante que se beneficia de una aprobación explícita de la comunidad internacional para practicar una aproximación única a la sostenibilidad.”

Referencia: Ooms G et al. Medicines without doctors: why the Global Fund must fund the salaries of health workers to expand AIDS treatment. PLoS Medicine 4 (4): e128, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD