La principal organización de derechos humanos reclama la liberación de los trabajadores del VIH en Senegal

Michael Carter

La condena de nueve hombres que trabajaban en la prevención del VIH, acusados de “actos indecentes y antinaturales” y de “establecer asociaciones de malhechores”, que tuvo lugar el 6 de enero en Senegal, demuestra hasta qué punto las leyes contra la homosexualidad obstaculizan la prevención del virus de la inmunodeficiencia humana, según declaró una importante organización de derechos humanos.

La organización con sede en Nueva York Human Rights Watch (HRW, ‘Observatorio de Derechos Humanos’) ha reclamado la liberación inmediata de estos hombres, señalando que las condenas y el tratamiento que han recibido contravienen las declaraciones sobre derechos civiles que ha subscrito el propio país.

Los hombres fueron arrestados en el domicilio de un trabajador social que desempeña su labor en el ámbito del VIH cerca de la capital del país, Dakar, a finales de diciembre de 2008. La policía confiscó preservativos y lubricantes, y detuvo a nueve hombres que se hallaban en la casa. Posteriormente, todos ellos fueron acusados de “actos indecorosos y antinaturales” atendiendo al artículo 319.3 del código penal del país.

La fiscalía empleó los preservativos y lubricantes confiscados durante el registro policial como pruebas de actividades homosexuales. Todos los hombres fueron condenados a la pena máxima tipificada de cinco años de prisión.

Además, también se les encontró culpables de “asociación de malhechores”, que puede suponer una sentencia de entre tres y cinco años de cárcel.

“Los trabajadores sociales y las personas que trabajan para procurar prevención o tratamiento del VIH no deberían tener que preocuparse por posibles persecuciones policiales. Senegal debería retirar los cargos y abolir su ley de sodomía”, afirmó Scott Long, de HRW.

Irónicamente, los arrestos se produjeron apenas unos días después de que Senegal albergara la XV Conferencia Internacional sobre Sida e ITS en África (ICASA). En la conferencia, se afirmó que las leyes que criminalizan el sexo entre hombres estaban obstaculizando el trabajo de prevención del VIH con hombres gays y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH) en varios países africanos.

“Las leyes senegalesas contra la sodomía invaden la privacidad, criminalizan el trabajo sanitario, justifican la brutalidad y alimentan el miedo”, afirmó Long, quien destacó que Senegal violó varios acuerdos sobre derechos humanos al arrestar a dichos trabajadores.

“Estos nueve hombres fueron arrestados únicamente por la sospecha de que mantenían conductas homosexuales. En estos casos, las disposiciones internacionales sobre derechos humanos exigen su liberación inmediata”, afirmó HRW.

Según esta misma organización, los arrestos también violaron el artículo nueve del Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, previsto para salvaguardar los derechos a la libertad y la seguridad de las personas y las garantías legales frente a las detenciones arbitrarias. Senegal ratificó este acuerdo en 1978.

Human Rights Watch, asimismo, expresó su preocupación por la seguridad de los hombres, que aparentemente fueron golpeados cuando estaban bajo custodia policial. La organización pide que los nueve inculpados estén separados del resto de prisioneros mientras permanezcan bajo custodia y que reciban una atención sanitaria adecuada, incluyendo el tratamiento anti-VIH en caso necesario.

Senegal dista mucho de ser el único país africano que niega los derechos civiles a la población de lesbianas y gays. El pasado año, diversos activistas por los derechos de los hombres gays fueron detenidos en el encuentro de Implementadores de Programas del VIH, celebrado en Uganda, tras realizar una protesta contra el anuncio de ese gobierno de que los hombres homosexuales y otros HSH no contarían con recursos para el VIH dirigidos a ellos. La tasa de prevalencia del virus entre los hombres gays de Uganda es del 26% y uno de los temas tratados en la última Conferencia Internacional sobre el Sida, celebrada en la ciudad de México, fue el impacto desproporcionado que tiene el VIH sobre los hombres gays y HSH en entornos con pocos recursos. Durante dicha conferencia, se afirmó que incluso en los países con una epidemia generalizada de VIH, la prevalencia era superior entre los hombres gays y otros HSH que entre la población general.

Los arrestos producidos en Senegal “tendrán un efecto negativo sobre los programas del sida”, afirmó Scott Long, quien destacó que existía “pánico” en varias organizaciones del VIH senegalesas, especialmente en aquéllas que trabajan con gays, HSH y otros grupos vulnerables.

Human Rights Watch afirma: “Las leyes que criminalizan las conductas sexuales consensuadas llevan a estas poblaciones vulnerables a la clandestinidad y permiten que se produzcan unas violaciones flagrantes de los derechos fundamentales a la vida, a la libertad de expresión y asociación y a la salud”.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD