Personas con resultados negativos de anticuerpos y con enfermedad por VIH muy avanzada: sólo 16 casos notificados hasta ahora

Michael Carter

Las pruebas de anticuerpos fueron repetidamente negativas, aunque los análisis revelaron que el paciente tenía una carga viral del VIH superior a 100.000 copias/mL.

Las directrices actualizadas sobre la prueba del VIH de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan el uso de pruebas de anticuerpos del VIH de inmunoensayo con enzimas (EIA, siglas en inglés). No obstante, el empleo exclusivo de las pruebas de anticuerpos para diagnosticar el VIH podría significar que aquellas personas que se han infectado recientemente y aún no han desarrollado anticuerpos queden sin diagnosticar. Esto tiene una gran repercusión en la salud pública, ya que las personas con una infección muy reciente por VIH (a menudo llamada “infección aguda” o “primoinfección”) tienen una capacidad muy elevada de transmitir el virus y pueden representar hasta el 50% de todas las transmisiones del VIH.

Por este motivo, se ha sugerido la realización de pruebas rutinarias de carga viral del VIH como un modo de diagnosticar a las personas que darían negativo en las pruebas estándar de anticuerpos.

Pero los médicos madrileños encontraron un caso que ponía de manifiesto las ventajas potenciales de la prueba de carga viral del VIH en otras situaciones.

En noviembre de 2005, un hombre de 28 años fue hospitalizado con una infección grave en el pecho y antecedentes de cuatro meses de candidiasis. También se le diagnosticó un sarcoma de Kaposi. Las pruebas indicaron que la infección en el pecho se debía a una neumonía por Pneumocystis jiroveci (en inglés, conocido anteriormente como PCP).

Sin embargo, las pruebas de anticuerpos del VIH (EIA), tanto de segunda como de tercera generación, fueron negativas, y el Western blot arrojó sólo un resultado indeterminado.

Una prueba de anticuerpos de cuarta generación dio un resultado positivo, y el nivel de antígeno p24 del paciente fue de 17,2 pg/mL.

Asimismo, los análisis revelaron que el paciente tenía una carga viral del VIH de 122.000 copias/mL y que estaba infectado por un virus del subtipo B y con tropismo CCR5.

El paciente comenzó el tratamiento antirretroviral y, después de tres semanas, su carga viral descendió hasta las 12.000 copias/mL. No obstante, el sarcoma de Kaposi progresó con rapidez y el paciente desarrolló una enfermedad pulmonar grave que le causó la muerte dos semanas más tarde.

Se han publicado en las revistas médicas un total de 16 casos de infección por VIH con resultados negativos de anticuerpos. Los investigadores advierten que tales casos, como el que ellos recogen, siempre involucraban a personas con sistemas inmunitarios extremadamente deteriorados y un elevado número de copias del VIH en la sangre.

“Las características del huésped, antes que las específicas del VIH, parecen ser los principales factores determinantes de estas infecciones por VIH ‘ocultas’”, afirman los expertos.

Por otra parte, añaden que tales casos tienen consecuencias tanto para el desarrollo de una vacuna como para la salud pública.

“Combinar de manera rutinaria muestras negativas de pruebas de anticuerpos del VIH de inmunoensayo con enzimas (EIA) con el examen para la detección del ARN del VIH” ha demostrado ser –sostienen los investigadores– un método rentable y adecuado de reforzar el diagnóstico del VIH. Los expertos concluyen afirmando: “Nuestro caso, aunque poco frecuente, respalda el uso de la prueba de ARN del VIH para descartar la infección en personas sin el virus.”

Referencia: Ortiz de Lejarazu R, et al. HIV-1 infection in persistently HIV-1 seronegative individuals: more reasons for HIV RNA screening. Clin Infect Dis. 46: 785, 2008.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD