IAS: Aumenta de forma significativa la incidencia de algunos cánceres en personas con VIH

Michael Carter

Varios tipos de cánceres que no son definitorios de SIDA ocurren con más frecuencia en personas con VIH que en la población general, según datos extraídos de dos grandes cohortes estadounidenses y presentados en la reciente Conferencia de la Sociedad Internacional del SIDA sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH, celebrada en Sydney.

El estudio también ha revelado que pese a que la incidencia de los cánceres definitorios de SIDA, como el sarcoma de Kaposi y el linfoma no de Hodgkin, ha disminuido de manera significativa desde la introducción de un tratamiento eficaz para el VIH, la incidencia de cinco malignidades no definitorias de SIDA, entre las que se incluye el cáncer anal, ha aumento considerablemente.

Los investigadores destacaron que algunos de estos cánceres no definitorios de SIDA se pueden prevenir, y hacen un llamamiento para la evaluación de programas de cribado diseñados para detectar lesiones anales precancerosas.

Estos hallazgos se hacen eco de un amplio meta-análisis publicado el mes pasado en la revista The Lancet, el cual mostró un riesgo elevado respecto a varios tipos de cánceres tanto en personas con VIH como en las que se encuentran inmunosuprimidas tras un transplante de órganos.

La terapia antirretroviral potente ha conllevado una mejora significativa de la prognosis en personas con VIH. De hecho, muchos médicos se muestran ahora optimistas por el hecho de que con una terapia anti-VIH apropiada y a tiempo muchas personas con VIH podrán vivir un periodo de tiempo más o menos normal.

Y sin embargo, las personas con VIH se siguen sintiendo mal. En parte esto se debe a que los fármacos antirretrovirales pueden crear efectos secundarios a largo plazo como alteraciones de lípidos y problemas óseos. Es más, algunos estudios han sugerido que varios tipos de cánceres no definitorios de SIDA, como por ejemplo el cáncer anal, el cáncer de piel, el linfoma de Hodgkin y el cáncer de pulmón pueden darse con mayor probabilidad en personas con VIH que en la población general.

Por ello, unos investigadores han querido establecer la incidencia de los cánceres observados a menudo en personas con VIH en EE UU en relación con la población general del país entre los años 1992 y 2003. También quisieron determinar las tendencias de cáncer entre las personas con VIH en tres periodos de tiempo: 1992-2005 (antes de que estuviera disponible la terapia anti-VIH potente); 1996-1999 (los primeros años de terapia antirretroviral eficaz); y 2000-2003 (una época de mejoría de la terapia para el VIH y de las estrategias de tratamiento).

Los investigadores diseñaron un estudio retrospectivo en el que se recogía información sobre personas con VIH extraída de dos grandes cohortes observaciones: la denominada Proyecto de la Gama Adulto/Adolescente de la Enfermedad y la conocida como Estudio de Pacientes Ambulatorios del VIH (ASD y HOPS, respectivamente, en sus siglas en inglés). La incidencia de cáncer entre personas con VIH que participan en estas cohortes se comparó con la observada entre la población general de EE UU en el Proyecto de Vigilancia y Resultados Finales (SEER, en sus siglas en inglés).

El análisis pudo contar con datos de más de 54.000 personas con VIH, lo que supuso una contribución de 157.000 persona-años de seguimiento. Se registró un total de 3.427 incidentes de cáncer en las cohortes ASD/HOPS. La mayoría abrumadora de éstos (2.842,83%) fueron los siguientes cánceres definitorios de SIDA: cervical, Sarcoma de Kaposi y linfoma no de Hodgkin.

No resultó ninguna sorpresa que la incidencia de los cánceres definitorios de SIDA fuera significativamente superior en las personas con VIH que en la población general. Pero los investigadores también observaron que los cánceres no definitorios de SIDA también tenían una mayor probabilidad de ser diagnosticados en personas con VIH que en la población general. Estos cánceres fueron: anal (tasa de incidencia estandarizada [TIS]: 42,9), linfoma de Hodgkin (TIS: 14,7), hepático (TIS: 7,7), pulmonar (TIS: 3,3), melanoma (TIS: 2,6), orofaríngeo (TIS: 2,6), y colorrectal (TIS: 2,3). De los nueve cánceres más comúnmente observados en los EE UU, sólo los cánceres de próstata y de mama no se dieron con más frecuencia en personas con VIH que en la población general.

A continuación, los investigadores observaron las tendencias de índices de cáncer en personas con VIH a lo largo del tiempo. La incidencia de sarcoma de Kaposi disminuyó de modo significativo (p<0,001) en el periodo posterior a la introducción de la terapia eficaz frente al VIH, y continuó disminuyendo después de 2000, del mismo modo que lo hizo la incidencia de linfoma no de Hodgkin (p<0,001). También se dio un descenso en la incidencia de cáncer cervical, pero la tendencia no fue estadísticamente significativa (p=0,63).

Por el contrario, los investigadores establecieron que la incidencia de varios tipos de cánceres no definitorios de SIDA aumentó de manera significativa en personas con VIH después que se introdujera el tratamiento antirretroviral por primera vez, y siguió aumentando a partir de 2000. Dichos cánceres fueron el anal (p<0,001), el linfoma de Hodgkin (p=0,003), el melanoma (p=0,05), el colorrectal (p=0,03) y el de próstata (p=0,01).

Según escriben los investigadores, “nuestros hallazgos indican que las personas con VIH están en mayor riesgo de desarrollo de muchos cánceres que la población general.” Sugieren que ello es debido a que “una exposición prolongada a oncogenes virales, una supresión viral moderada y la inestabilidad genómica podrían dar como resultado una vigilancia de cánceres dañada y el subsiguiente desarrollo de tumores en dichos pacientes.”

La incidencia de algunos de esos cánceres podría reducirse, de acuerdo con las sugerencias de los investigadores, si los médicos aconsejaran a sus pacientes que dejaran de fumar y llevarán a cabo cribados rutinarios de cáncer cervical y colorrectal. También recomiendan que se estudie el valor añadido de realizar cribados de lesiones anales precancerosas.

Referencia:
Patel, P et al. Trends in cancer incidence among HIV-infected persons in the United States in the HAART era. Fourth International AIDS Society Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention, abstract MOPEB082, Sydney, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD