Brasil emite una licencia obligatoria sobre efavirenz

Keith Alcorn

El pasado viernes, el gobierno brasileño emitió una licencia obligatoria que permite la importación de versiones genéricas de efavirenz, después de que el poseedor de la patente del fármaco, Merck & Co, no llegara a la reducción de precio del 60% demandada.

El gobierno brasileño afirma que ha estado intentando negociar una reducción de precio con Merck desde noviembre de 2006. El pasado mes advirtió a Merck de que, a menos que Brasil pudiera comprar efavirenz al mismo precio que recientemente se ofreció al gobierno tailandés, emitiría una licencia obligatoria al cabo de siete días. El martes, 3 de mayo, el gobierno brasileño rechazó la oferta de una reducción de precio del 30% y procedió a emitir una licencia obligatoria al día siguiente.

En una declaración hecha pública el 5 de mayo, Merck & Co afirmó: “Como la 12ª economía más grande del mundo, Brasil tiene una mayor capacidad para pagar medicamentos del VIH que países más pobres o más afectados por la infección”.

El gobierno brasileño constantemente ha intentado conseguir precios más baratos para los fármacos antirretrovirales con el fin de poner coto al gasto de su programa nacional de tratamiento del VIH, que proporciona acceso gratuito a tratamiento anti-VIH a 180.000 brasileños. ONUSIDA estima que el número de brasileños con VIH está entre 370.000 y 1 millón de personas.

Al reducir el precio diario de 1,56 dólares a 0,45 con la compra de productos genéricos de la India precalificados por la Organización Mundial de la Salud, el gobierno brasileño afirmó que esperaba ahorrar 30 millones de dólares en 2007 y 237 millones entre ahora y 2012 (cuando expira la patente de efavirenz).

“Desde un punto de vista ético, la diferencia de precio es grotesca”, afirmó el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva. “Y desde un punto de vista político representa una falta de respeto, como si un enfermo brasileño fuera inferior”, añadió.

“Nuestra decisión hoy implica este fármaco, pero podríamos tomar las mismas medidas con cualquier otro que consideremos necesario”, afirmó Lula a la agencia de noticias Bloomberg. “No importa si se trata de una empresa estadounidense, alemana, francesa, brasileña o argentina.”

James Love de Knowledge Ecology International, una organización que promociona acercamientos alternativos a la propiedad intelectual y la salud pública, predijo que “con Brasil y Tailandia expandiendo el mercado de las versiones genéricas de efavirenz, mayores economías de escala deberían bajar los precios aún más, incluso a menos de 0,24 dólares diarios”.

La licencia obligatoria de Brasil es legal de acuerdo al derecho comercial nacional e internacional, pero ha sido duramente criticada por Merck & Co y otros.

“Esta expropiación de la propiedad intelectual envía un mensaje escalofriante a las compañías basadas en la investigación sobre lo poco atractivo que resulta realizar investigación arriesgada sobre enfermedades que afectan al mundo en desarrollo, dañando potencialmente a pacientes que podrían requerir nuevas e innovadoras terapias salvadoras”, afirmó un portavoz de Merck.

“Las empresas farmacéuticas basadas en investigación y desarrollo como Merck simplemente no pueden mantener una situación en la que se espera que sólo los países desarrollados hagan frente al coste de los fármacos esenciales tanto en los países menos desarrollados como en los mercados emergentes. Así, creemos que es esenciar fijar el precio de nuestras medicamentos de acuerdo al nivel de desarrollo y carga del VIH del país, asegurando, por tanto, un acceso equitativo así como nuestra capacidad de investigar en futuras medicinas innovadoras.”

Daniel Christman de la Cámara de Comercio de EE UU afirmó: “Brasil trabaja para atraer inversión en industrias innovadoras que se basan en propiedad intelectual y esta acción seguramente provocará que las inversiones se alejen. Irónicamente, la decisión brasileña se produce después de un progreso real. El pasado lunes, la Oficina del Representante de Comercio de EE UU reconoció el éxito de las medidas enérgicas tomadas por Brasil contra la falsificación y la piratería, pasando el país de la Lista de Observación Prioritaria a la Lista de Observación en su informe ‘Especial 301’ anual”.

Recientemente Tailandia fue incluida en esta lista tras su decisión de emitir licencias obligatorias sobre efavirenz y Kaletra. El ministro de salud de Tailandia Mongkol Na SongKhla afirmó esta semana que Tailandia no se intimidaría y mantendría sus acciones sobre licencias obligatorias.

The Wall Street Journal también condenó la acción brasileña en un editorial en el que se afirmaba que futuras licencias obligatorias serían “malas para los derechos de propiedad intelectual en todo el mundo y un […] desastre para los pobres del mundo”.

“Es natural desear una interpretación de los acuerdos internacionales que muestre sensibilidad con las preocupaciones de salud de las naciones pobres y la gente pobre”, afirmó Ronald Cass, antiguo decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Boston (EE UU). “Pero rebajar las protecciones a la propiedad intelectual en el caso de aquellos que producen fármacos salvadores de vidas no sólo daña a las compañías farmacéuticas, también a los enfermos y pobres.”

“El incentivo obvio para la innovación es la capacidad de obtener beneficios de un nuevo invento. Esto es lo que protegen los derechos de propiedad intelectual (patentes, marcas registradas, derechos de autor, secretos comerciales).”

Sin embargo, James Love de Knowledge Ecology International no está de acuerdo, argumentando que es hora de reorganizar el modo en el que los países en desarrollo tratan las leyes de propiedad intelectual.

“En algún momento, será necesario reexaminar el modelo de negocio de las medicinas en los países en desarrollo. Las negociaciones con los poseedores de la patente raramente producen precios asequibles. La competencia es más eficaz”, afirma.

“Brasil debería ir más allá de este único producto y crear un sistema de gestión colectiva de los derechos de propiedad intelectual que extendería licencias obligatorias bien de todas las medicinas con recetas, bien de un conjunto de medicinas esenciales que incluyan no sólo las del SIDA, sino las de otros problemas de salud importante, como diabetes, cáncer o enfermedad cardiaca.

“Deberían abordarse las preocupaciones sobre I+D, pero a través de nuevas formas de pensar sobre la innovación. Brasil debería romper el vínculo entre precios de fármacos e incentivos al I+D, introduciendo premios a la innovación que recompensen a los desarrolladores de fármacos para mejorar los resultados de salud en Brasil”.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD