La intolerancia al ejercicio puede deberse al efecto del tratamiento antirretroviral sobre el corazón

David McLay

La menor tolerancia al ejercicio observada entre las personas que toman tratamiento anti-VIH puede constituir una manifestación temprana de una disfunción cardíaca oculta, según una carta publicada en el ejemplar de 30 de noviembre de la revista AIDS.

Los autores del informe recomiendan realizar un examen regular del corazón en los pacientes que reciben terapia para detectar posibles anomalías subclínicas y ayudar a los médicos a tomar decisiones que ayuden a que las personas mantengan una buena salud cardíaca.

Los expertos han propuesto diversos motivos para la menor tolerancia a los ejercicios aeróbicos observada en las personas con VIH que toman terapia antirretroviral (TARV), entre ellos el tabaco, la anemia y la falta de forma física por vivir con una enfermedad crónica. Algunos fármacos anti-VIH, especialmente los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido (ITIN), también están implicados debido al estrés oxidativo al que someten a los tejidos del organismo, incluyendo los músculos.

A principios de 2008, un equipo de investigadores franceses añadió otra posible explicación a este fenómeno cuando registró una menor tolerancia al ejercicio junto con signos de disfunción en el ventrículo izquierdo en un grupo de hombres con VIH. En el estudio de seguimiento aquí tratado, los autores demostraron aún más la conexión entre ambos fenómenos. El estudio contó con 16 hombres con VIH (de etnia blanca, índice de masa corporal [IMC] <30 kg/m2 y edad entre 30-50 años) que habían recibido tratamiento antirretroviral durante al menos dos años y habían controlado bien la enfermedad (promedio del recuento de CD4 de 503 células/mm3 y una carga viral indetectable en dos terceras partes de los participantes). Los autores del estudio los compararon con un grupo de 21 hombres sin VIH emparejados por edad, tamaño, hábitos de consumo de tabaco y nivel de actividad.

El equipo de investigadores realizó un ecocardiograma (ECG) en reposo a los participantes del estudio. Los pacientes con VIH mostraron signos de disfunción cardíaca con mayor frecuencia, especialmente problemas en el ventrículo izquierdo durante la diástole (cuando el ventrículo se rellena tras la contracción). Se observaron anomalías en la relajación o el llenado de sangre en el 56% de las personas del grupo con VIH, frente al 14% en el grupo de control (p >0,01).

Cuando los participantes realizaron una prueba de esfuerzo, ningún varón (con o sin VIH) presentó signos clínicos de isquemia miocárdica o de falta de flujo sanguíneo al músculo cardíaco. No obstante, los hombres con VIH mostraron un menor rendimiento en diversos indicadores de función cardíaca, aun cuando ambos grupos tenían niveles similares de consumo de tabaco y de actividad y los valores de hemoglobina media también eran parecidos.

El rendimiento cardíaco (cantidad de sangre bombeada en 1 minuto) máximo fue un 14% menor (p ≤0,05) en el grupo con VIH respecto al grupo de control. Asimismo, el ritmo cardíaco máximo fue un 6% inferior en el grupo de personas con el virus (p  <0,05), pero todos los pacientes alcanzaron al menos el 90% del valor predicho para su edad. Los autores sugieren que esto va en contra de la hipótesis de que la intolerancia al ejercicio se debe a un defecto del sistema nervioso central, encargado de controlar el ritmo cardíaco.

Por el contrario, los autores sugieren que la causa probable de la intolerancia al ejercicio es la disfunción cardíaca oculta observada durante el ECG en reposo. En el grupo de personas sin VIH, el volumen sistólico (la cantidad de sangre bombeada por el corazón en un único ciclo de contracción) aumentó hasta llegar al ejercicio de intensidad moderada y, entonces, alcanzó una meseta. En los hombres con VIH el volumen sistólico aumentó y, posteriormente, disminuyó de manera gradual a medida que los participantes pasaron del ejercicio moderado al agotamiento, lo que indica un descenso del rendimiento. Los expertos señalan la importancia de subrayar que este patrón fue observado de modo específico en hombres que habían presentado previamente signos de disfunción ventricular izquierda en reposo.

Los autores también indican que, en comparación con el grupo de control sin VIH, los niveles de oxigenación en los tejidos musculares del muslo fueron significativamente menores sólo en los hombres con el virus que presentaban la disfunción cardíaca en reposo. Se argumenta que esta falta de oxígeno es debida a la disfunción cardíaca central y no a la alteración del metabolismo del oxígeno en el tejido, ya que no hubo diferencias entre las personas con y sin VIH respecto a la cantidad de este gas consumido por los tejidos durante el ejercicio. En un estudio anterior se había sugerido que la intolerancia al ejercicio en personas que reciben tratamiento antirretroviral se debía a una disfunción en el tejido muscular periférico.

Aunque se reconoce que es necesario realizar estudios de mayor tamaño para entender mejor las causas de la disfunción cardíaca, el equipo de investigadores insta a realizar un seguimiento más estrecho de los pacientes en tratamiento antirretroviral. “Deberían considerarse la valoración del riesgo cardiovascular y el examen cardíaco regular (incluyendo ecocardiogramas y pruebas de ejercicio) de los pacientes con VIH multitratados para conseguir la detección precoz, la prevención y el seguimiento”.

Referencia: Thoni GJ, et al. Silent cardiac dysfunction and exercise intolerance in HIV+ men receiving combined antiretroviral therapies. AIDS. 2008; 22: 2.537-2.540.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD