El contacto a través de internet no incrementa el riesgo de ITS

Gus Cairns

De hecho, en el caso de los hombres heterosexuales, conocer parejas a través de la Red se asoció con un menor riesgo de adquirir ITS en comparación con otros modos de establecer contacto.

Los hombres gays que conocieron a alguien a través de internet durante los últimos cuatro meses presentaron un riesgo ligeramente mayor de ser diagnosticados de una ITS, mientras que, en el caso de las mujeres, el riesgo fue un poco menor, pero en ninguno de los dos casos fue estadísticamente significativo, y pudo tratarse de un hallazgo casual. Sin embargo, los hombres heterosexuales que habían tenido al menos una cita gracias a internet en los últimos cuatro meses tuvieron una probabilidad un 60% menor de tener una ITS en comparación con aquéllos que no lo hicieron. Este caso sí que fue estadísticamente significativo.

Los autores del estudio puntualizaron que algunos otros sondeos han hallado que las citas por internet están fuertemente asociadas con un mayor riesgo de ITS y VIH. No obstante -afirman-, muchos midieron comportamientos de riesgo como el no usar preservativos en vez de la incidencia de infecciones de transmisión sexual. También se compararon poblaciones no equivalentes: si las personas que establecen contactos a través de internet están más interesadas en el sexo y tienen más parejas, entonces lo que todos los sondeos estarían haciendo sería comparar las tasas de ITS entre personas que practican mucho sexo y otras que lo hacen menos, en lugar de buscar un riesgo específico asociado a los contactos on line.

El estudio contó con casi 15.000 pacientes que acudieron a una clínica de salud sexual de Denver (Colorado, EE UU) para realizar chequeos y que podían considerarse -de manera poco precisa- homogéneos en cuanto al comportamiento sexual y a la demografía. Así, se compararon las tasas de encuentros a través de internet de los 2.800 pacientes (casi 1 de cada 5) que fueron diagnosticados de infección por gonorrea o clamidia y de aquéllos que no.

Se preguntó a los pacientes si habían practicado sexo con alguien que hubieran conocido a través de la Red en los últimos cuatro meses, el último año, hacía más de un año o nunca. También se preguntó acerca de ITS y las tasas de contacto por internet según el sexo del paciente, la etnia, la sexualidad, la edad, el estado con relación al VIH y el número de parejas.

Las citas a través de internet fueron más comunes entre hombres gays que entre heterosexuales: casi la cuarta parte de los hombres gays (23%) había tenido un encuentro a través de internet en los últimos cuatro meses, en comparación con un 3% de hombres heterosexuales y un 2% de mujeres. Como sólo un 10% de la población de la clínica eran hombres gays, en números absolutos, casi tantos heterosexuales (290) como hombres gays (339) habían tenido un contacto reciente a través de la Red.

Tal como se esperaba, las citas por internet se asociaron a un mayor número de parejas. En todas las categorías sexuales, los participantes que establecían citas por medio de internet tuvieron una probabilidad un 21-23% superior a la de quienes no utilizaban la Red de haber estado con más de una pareja en los últimos cuatro meses.

Los usuarios de internet fueron, de promedio, más jóvenes y, entre los heterosexuales, aunque no entre los hombres gays, se observó una asociación interesante con el origen étnico: las mujeres que establecían citas a través de la Red tenían una probabilidad significativamente mayor de ser blancas, mientras que los hombres heterosexuales que mantenían citas por medio de internet tenían una mayor probabilidad, significativa, de ser negros.

Los hombres heterosexuales mostraron una probabilidad ligeramente mayor de tener un diagnóstico de una ITS que las mujeres o los hombres gays; los varones tuvieron una mayor probabilidad de padecer gonorrea, y las mujeres, clamidia.

Entre los hombres gays, los usuarios de internet evidenciaron una probabilidad un 50% mayor de tener el virus de la inmunodeficiencia humana; la tasa de VIH entre los usuarios de la Red fue del 12%, en comparación con una tasa del 8% para los no usuarios. Sólo se dieron cuatro casos de VIH entre los heterosexuales con ITS diagnosticada (tres mujeres y un hombre); las tasas en personas sin infecciones de transmisión sexual no se conocieron, dado que muchos pacientes heterosexuales no se realizaron pruebas de detección del VIH.

Como se ha puntualizado antes, los hombres gays que habían mantenido una cita por medio de internet tuvieron una probabilidad –en comparación con sus equivalentes que no utilizaban la Red- un 12% superior de padecer ITS, las mujeres, un 29% inferior, y los hombres heterosexuales, un 42% inferior.

Cuando los resultados se ajustaron según el número de parejas y la etnia, los hombres heterosexuales que habían mantenido citas a través de internet aún mostraron una probabilidad 33% inferior de presentar ITS respecto a los no que no emplearon la Red para mantener citas; en otras palabras, el hecho de que los usuarios de internet tuvieran más parejas no dio lugar a diferencias, lo que sugiere algún tipo de reducción del riesgo de padecer ITS relacionada con el uso de la Red para obtener citas.

Los autores puntualizaron que sólo formularon una única pregunta sobre las citas por internet. Su estudio, de este modo, no distingue entre hombres gays party boys y heterosexuales swingers (que quizá utilizan la Red para conseguir múltiples contactos sexuales) y personas que buscan relaciones a largo plazo por esta vía.

La distinción de estas dos poblaciones puede desvelar tasas de ITS y riesgos asociados al contacto a través de internet muy diferentes entre estas personas. No obstante, el hecho de que el riesgo de padecer infecciones de transmisión sexual sea algo inferior en heterosexuales puede suponer un indicador de que la Red permite algunos tipos de contacto sexual más seguros.

Referencia: Al-Tayyib AA, et al. Finding sex partners on the internet: what is the risk for sexually transmitted infections? Sex Transm Infec (online publication), 19 December 2008. doi:10.1136/sti.2008.032631.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD