Vive hoy por el bien del mañana y no te olvides de sonreír

Nankurunaisa

Para empezar buenas, mi nombre es una frase en japonés que me gusta mucho, Nankurunaisa, que significa: “vive hoy por el bien del mañana y no olvides sonreír”.

Hoy por primera vez después de darme cuenta de mi estado serológico, me animo a realizar un post en este grupo. He leído muchas historias. En algunas he comentado y en otras simplemente me he quedado sin palabras. Hoy por hoy toca hablar acerca de mi experiencia.

Comenzar es difícil y más cuando tienes tantas inseguridades, miedos, angustias… Soy una persona de 24 años, estoy en el área de la salud y pues, como tantos acá, no sabía que era portador de VIH.

Hace 3 años conocí a mi pareja actual, con la cual sigo aun a pesar de la circunstancias y pues tiempo acá pensé muchas veces qué pasará que mi pareja se enferma tanto o que yo casi no.

Siendo sexualmente activo nunca me realicé una prueba de VIH hasta este año. Tenía ese miedo inminente, como todos, pues antes de entrar a un proceso del hospital decidí hacerme varios exámenes incluyendo la prueba de VIH. Pensé: “Está bien, me la haré” y para mi sorpresa salió positiva.

En ese momento mi mundo dio un giro de 180 grados. No sabía si salir corriendo, llorar, gritar, suicidarme, o con quién iba hablar. Mi pareja andaba de viaje en otro país y pues mi primera impresión fue que tenía que decirle lo que pasaba y decidí contarle lo sucedido. Busqué apoyo en alguien de mi familia que es como mi hermana y pues ella igual me dio su apoyo.

Después de eso fui con mi pareja a una clínica para hacer más pruebas y ver si él también era portador y, evidentemente, también lo era. Yo no quise señalar ni decir quién tuvo o no la culpa. Él unos cuantos años mayor que yo. Yo siempre he sido una persona sana en salud, pero muy descuidado en cuanto a mis relaciones sexuales eso lo admito. Cada quien es responsable de sus propios actos.

En ese punto me di cuenta de que mi vida iba a cambiar mucho. A pesar de haber salido con un conteo de CD4 de 500 células/mm3 inicié el tratamiento antirretroviral y mi pareja salió con un conteo menor e igual inició el tratamiento.

Los primeros días fueron duros para mí por los efectos adversos que me doblegaron y pensé muchas veces en quitarme la vida, no le encontraba sentido y pues mi pareja siempre desde nuestro diagnostico ha estado a mi lado para apoyarme al igual que yo al suyo. Esto no es una noticia que se la dices a todos tus amigos, pero decidí contárselo a mi mejor amiga y, para mi sorpresa, su reacción fue de lastima, cosa que no pareció durarle mucho porque tiempo después se distanció de mí y pues así es esto muchos pensamos en que tenemos amigos y que realmente no lo son.

Me deprimí mucho, pensé en abandonar mi carrera… no podía hablar libremente con nadie acerca de esto y pues eso me termino de hundir. Desde que empecé a tomar los antirretrovirales nunca he dejado de hacerlo a pesar de que no tenía ninguna sintomatología ni enfermedad oportunista. Decidí que esta enfermedad simplemente es algo muy parecido a cualquier otra como hipertensión, diabetes, etc. en la cual la progresión es crónica y si hay un régimen de tratamiento se puede mejorar la calidad de vida.

A veces como humanos no entendemos el porqué de las cosas. Actualmente ya no siento tantos efectos adversos de los medicamentos. Siempre asisto cada mes a mis citas para reclamarlos y a pesar de haberme mudado de ciudad le hago lucha a la vida. Es un dicho que nunca debemos de olvidar: si nosotros nos caemos en el camino siempre encontraremos una mano amiga que nos podrá levantar y sostenernos mientras nos equilibramos de nuevo.

Le doy gracias a Dios siempre por haberme dado cuenta de mi estado serológico y poder tener un tratamiento. No miento aún tengo muchas inseguridades, miedos, angustias… pero si nosotros no luchamos nadie lo hará por nosotros. Lo mejor es tomar una iniciativa de promover y practicar el sexo seguro y mantenernos saludables.

Nankurunaisa… Espero que, al igual que yo, otras personas piensen en que esto no es el final del camino sino el inicio de una nueva ruta hacia nuestro destino. Nunca dejarnos doblegar por algo como una enfermedad crónica.

Saludos desde Honduras espero comentarios, ¡muchas gracias por leerme!

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD