Testimonio: Un bicho raro

Maribel

Bueno, mi historia es como la de cualquiera. Cogí el bicho por hacer el amor con un chico con el que llevaba nueve años viviendo. En un año, me adelgacé mucho, y después me dio una toxoplasmosis, así que me llevaron a urgencias de un hospital. Allí, en medio del pasillo, me lo dijeron.

Lo supo toda mi familia, mis hermanos y mis padres, pero lo entendieron.
 
Estuve dos años sin salir de casa. Me sentía un bicho raro. Un día, como tenía ganas de hablar, se lo expliqué a una amiga, bueno, una conocida, de cuando teníamos 14 años. Entre tres, ella y dos tíos, me dieron una paliza y llegué a mi casa llena de moratones. Decidí, pues, no contarlo nunca más.
 
Hoy en día, voy a una asociación de Alicante sobre el VIH. Ahora, lo digo siempre. Hay que decirlo: lo que me pasó fue solo cuestión de mala suerte. En mi vida, he encontrado a personas que lo cuentan y desaparecen, pero también a gente que vale la pena conocer y lo entienden.
 
Podría decir más cosas, un libro podría escribir, pero eso de teclear… pues no es lo mío.
 
Bien, un saludo a esa peña fuerte.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD