Tomo el tratamiento para intentar vencer mi ansiedad

Jocy

Hola a todos, me llamo Jocy, tengo 26 años y quiero compartir mi historia con ustedes, dándole las gracias a Dios porque estoy viva y saldré de esto.

¿Cómo me enteré de que tengo VIH? Tengo una hija de 4 años, porque me quedé embarazada a los 21. En ese momento me hicieron la prueba del VIH y salió negativa. Mi hija nació sana y yo estaba sana. El papá de mi hija no se hizo responsable, pero no me importó y seguí con mi vida. Cuando mi hija tenía 6 meses conocí al que ahora es mi esposo. Nos comprometimos cuando mi hija tenía 3 años. Él ama a mi hija como si fuera suya, es un buen esposo y nos comprometimos. Nos teníamos que hacer la prueba prenupcial y ahí fuimos a hacerla, emocionada porque me casaría. Nos entregan la prueba y nos dan la noticia… hagan de cuenta que me echaron una cubeta con hielos. Yo estaba muy bien pero después de esa noticia yo enfermé y la pasé fatal. Aun así, nos casamos, ya que nos amábamos. Nuestra familia (por ambas partes) no lo sabe, es un secreto que tenemos los dos.

Enfermé y me encontraba cada vez peor y con los ganglios linfáticos inflamados. Eso me pasaba unas 3 veces por mes y era horrible. Me salieron aftas en toda la boca, el apetito sexual disminuyó, no tenía ganas de nada, ni de cuidar a mi hija. Lo de las aftas me duró casi desde abril de 2020 hasta noviembre del mismo año y no me dejaba comer, por lo que bajé de peso. Además, tenía infección de garganta y mi estado de ánimo cambió al verme enferma.

Me puse triste y me negaba a ir al doctor porque no aceptaba que tenía esa enfermedad. Hasta ahorita, en pleno 2021, que acepté ir al doctor porque me había quedado embarazada, pero perdí a mi bebé a los 2 meses de embarazo. Eso me afectó fuerte, pero lo vi como una segunda oportunidad. Gracias a Dios, porque no podía permitirme tener un hijo enfermo y con sufrimiento sabiendo mi condición. Caí en depresión y ansiedad, todos los días lloro y sufro y acepté tomar el tratamiento como salida porque ya no sabía de qué otra forma podría curar esta ansiedad que me ataca todos los días y noches.

Mi esposo es otro caso. Él está más vivo que nunca a pesar de tener VIH. Él no sufre, no le pegó. Lo veo bastante bien, me da hasta cierto punto de coraje porque solo yo paso por eso. A él le platico mis sufrimientos, pero él no quiere hablar de esto nunca porque no quiere aceptar que lo tiene. A mí me pegó demasiado, hasta el punto en que pensé en suicidarme, pero mi dios es más fuerte y todos los días le pido a él por mi vida y porque tengo una hija. Me refugio mucho en dios.

Apenas hace 15 días que inicié tratamiento (mi esposo se niega a tomarlo, él no quiere ir al médico porque se siente bien) y me siento mejor de salud, pero la depresión y ansiedad siguen cada vez que veo la pastilla. A pesar de todo quiero vivir, amo la vida y deseo tenerla mucho tiempo por mi hija, sé que saldré de esto y sé que todos saldremos a delante.

Estoy pasando por un duelo respecto a la enfermedad, es un proceso y lo estoy aceptando. La pastilla me da mareos y dolor de estómago, pero en general estoy bien y espero seguir mejor.

Saludos y la verdad me gustaría hablar con alguien. Aún tengo dudas respecto a la enfermedad. Cuídense en estos tiempos de COVID, tomen su tratamiento y aquí estoy yo, ¡recuerden si dios nos dio una vida es porque podemos con ella!

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD