Tengo fe, pero también dolor, desesperanza y miedo

Maira

Tengo 18 años y me infecté hace dos años a través de mi actual pareja. Él fue mi primera vez y no he estado jamás con otra persona. Yo quedé embarazada cuando llevábamos juntos un año. Lo más doloroso en mi vida fue enterarme de la enfermedad a los 6 meses de embarazo.

Es horrible la tristeza y el dolor que guardo, pero no lo exterioricé entonces. Tenía que ser fuerte por esa personita hermosa y lo hice.

Empecé a tratarme, me volví una guerrera. El papá del niño cayó un poco en depresión y yo le daba fuerzas y hacia todo por el bienestar de mi bebé.

Cuando nació seguí las reglas y tratamiento como me indicaron siempre, atragantando el dolor y el sufrimiento. Solo pude decirlo a mi mamá, pero es hipertensa y se pone muy mal así que no le mostré gran importancia. Pero el dolor sigue aquí, sin poder sacarlo y aún lloro todo el tiempo sola.

En fin mi bebé nació y hasta hoy todo parece ir bien con él. Es hermoso y mi fuerza, pero aparte de todo mi sufrimiento ni siquiera tenemos dónde vivir. Somos de Venezuela y la situación tampoco nos ayuda. La pasamos muy mal, la verdad pero estamos juntos y nos amamos y confío en los propósitos de dios.

Aún tengo fe pero también dolor, desesperanza y miedo. No nos hemos tratado como siempre nos atienden residentes y no sabemos cómo estamos en los demás aspectos de nuestra salud.

Ojalá esto acabe pronto y vengan cosas mejores.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD