Solo espero que todo salga bien

L.

Hola, me llamo L. y tengo 18 años. Les voy a contar mi historia y cómo llegué a enterarme de que era VIH positivo.

El 19 de abril volví a mi país, Perú, tras haber estado cuatro meses y medio en otro país. A los dos días de regresar comencé a sentir un dolor de cabeza seguido de fiebre. Me fui a la farmacia a por una pastilla. Pensé que sería algo pasajero, pero con el tiempo seguía y seguía.

Luego fui al doctor y tenía las amígdalas inflamadas y me dolía al pasar la comida y la saliva. Estuve así una semana pero la fiebre y el dolor de cabeza no se iban.

Cambié de doctor y este me hizo perder el dolor en la garganta, mas no la fiebre y el dolor de cabeza. Mi mamá empezó a preocuparse y fuimos a un hospital. Es ahí donde me piden que me haga unos análisis y dentro de ellos estaba el de VIH 1 y 2. Yo estaba con miedo porque dos semanas antes de viajar había estado con un chico de mi edad allá en Chile y fue la única vez que no me cuidé, es por eso que estaba con mala conciencia.

Después de tres días (el día de hoy) fui por mis resultados. Estaba tranquilo, fui con mi mamá. Me mandaron a sacar copia de mi DNI y luego la doctora me hace pasar al consultorio, me hace unas cuantas preguntas sobre mi vida sexual más que nada, no le oculte nada. Al final de la charla me dice que la  prueba salió positiva. Yo leí que decía “reactivo”. Imagino que debe ser lo mismo. En el momento se me seco la boca, me puse a pensar en muchas cosas.

Cuando salí, vi a mi madre sentada y le noté la cara de preocupación. Se lo dije ahí mismo y comenzó a llorar y decir “por qué a mí” y todo eso. La verdad que yo me decía a mí mismo: “¿por qué no siento nada?”

Luego de eso fuimos a visitar a mi abuela por el día de la madre. Cuando llegamos a su casa y mis padres (a mi papá no le he dicho nada) hablan con ella es cuando me da una sensación de depresión, es como si recién fuera consciente de la situación. Comencé a botar lágrimas sin que nadie lo notase. Le dije a mi mamá que quería irme a casa y así fue. Estuvimos menos de media hora en la casa de mi abuela.

En el camino a casa vine llorando en el auto, igual sin que mis padres lo notaran, menos mi papá, que él no sabía nada. Cuando llegamos a casa me eché en mi cama y oía a mi mamá cocinando. Luego de un rato la escucho llorar y salgo a verla, ahí es donde mi mamá en serio se quiebra y la veo llorar como nunca la he visto llorar. Fue inevitable para mí también no llorar, necesito que sea fuerte y todo eso.

Tengo 2 hermanos y 5 hermanas. A la menor de ellas que tiene 21 años y es con la que tengo más confianza, ya que crecimos juntos, le conté también por mensaje. Ella está en otro país y hemos conversado sobre el tema.

Pienso decírselo a mi familia en el transcurso de la semana, solo a mis hermanos y a mis padres.

Ahora estoy en mi cama y mañana tengo que ir temprano al hospital. Espero que con el tratamiento pueda llegar a vivir una vida normal. Aún tengo muchas, muchas, muchas dudas y espero que mañana las pueda responder todas.

Y eso es todo de cómo me enteré de esta enfermedad que padezco y la llevaré por el resto de mi vida, solo espero que todo salga bien. Adiós.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD