Siento que mi cuerpo grita: ‘VIH’ y que todos pueden darse cuenta

Eduardo

Tengo rabia, tengo pena y frustración, me pregunto mil veces ¿por qué yo? ¿Por qué tengo que estar pasando por la incertidumbre de un futuro que veo frágil y sin rumbo? Me cuesta llorar. Sé que tengo que vivir el duelo, matar al que fui, rearmar mi mapa.

Fui diagnosticado hace muy poco y ya comencé a tomar la terapia. Con los medicamentos sólo he tenido un par de sueños vividos, pero placenteros. El problema es cuando me enfrento a las personas, me siento observado, siento que me miran como si estuviera enfermo, sin decirme nada, me miran como si yo no fuera igual a ellos. Todo eso sólo pasa en mi cabeza, lo cierto es que nadie sabe que tengo VIH excepto mi pareja que lo ha tomado muy bien y se convirtió en mi principal salvavidas en esta marea de emociones.

Sé que tengo que tengo que seguir, sé que mis metas podrán ser cumplidas si mantengo adhesión a la terapia tal como me indica el médico. Sin embargo, cuando ya me estoy sintiendo bien vuelven los demonios y caigo al suelo junto con la pena y la rabia.

Sé que tengo que llorar… Busco canciones o videos que me ayuden a limpiar las piedras que no me dejan fluir libremente.

El peso se ha vuelto mi obsesión, siento que el cuerpo grita: ‘VIH’ y que todos pueden darse cuenta.

Al leer sus historias me doy cuenta de que no soy el único y puedo aprender a vivir de sus experiencias. Gracias por compartir y por leer este pequeño vómito de emociones. Estoy en el proceso y no es fácil.

Quisiera enviarles un gran abrazo a todos y todas, lleno de energía positiva que nos ilumine y nos acompañe en los momentos de naufragio emocional.

Sin conocerlos los quiero, por compartir al ocupa que llevamos adentro.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD