Siento que hasta que no pague todo no me iré de este mundo

J.

Hola, tengo 46 años, estoy casado y con 5 hijos. Todo empezó cuando viajé a Chile. En realidad me pasó esto por jugar con fuego. Soy de nacionalidad peruana y al llegar a Chile me costó mucho levantarme.

Allí pasé muchas cosas. Trabajaba con contratistas que no pagaban y se aprovechaban porque no tenía papeles en regla… Bueno, para no profundizar mucho, acabé con una fuerte depresión.

No tenía trabajo fijo por los papeles, así que opté por empezar a prostituirme, pero como gay, en anuncios de masajes. Luego conversé con mi esposa y ella entró en lo mismo con anuncios por internet.

Entre eso, en una sauna gay me infecté por el VIH, ya que no me protegía. Después de un tiempo cambiamos anuncio por trío. Hasta allí todo era ganancia, pero nuestras vidas se fueron destruyendo.

Yo, con la depresión al ver en lo que nos habíamos convertido, me fui hacer un chequeo y salió positivo. Mi esposa no sé por qué no quedo infectada pues tuvimos relaciones como 8 meses sin protección. Luego vino el condiloma anal. Tampoco se infectó mi esposa, la verdad es que fue cosa de dios.

Bueno, quise que mi esposa dejara eso. Yo conseguí algo mejor, pero claro eran cosas eventuales, aunque sabía que podríamos salir si quisiéramos, pero ella se negó. Ella encontró un cliente que le gustó y me echó de mi hogar. Luché porque nuestro matrimonio no se destruyera, pero fueron en vano los 3 meses que luché, lloré, sufrí y rogué para que saliera de ese mundo. Me comprometí a hacerlo yo solo, a trabajar por ella. Pero no lo logré, todo fueron discusiones.

Informamos a mis hijos de esto y me dijeron que me fuera de casa. Así que decidí regresar a mi país.

Ahora hace 6 meses que dejé a mis hijos. Al comienzo fue muy fuerte, una depresión terrible, lloraba todos los días. Intenté quitarme la vida 2 veces, no me perdonaba lo que había hecho pues hasta ahora estoy pagando todo lo malo que hice.

No volveré allí porque fue el lugar de mi destrucción. Fueron 22 años de matrimonio por mi cabeza dura. Ahora aquí se me cierran las puertas, no logro nada. Bueno, todo me sale mal.

Además, no tengo medicamentos y hace 2 meses que tengo síntomas de un cáncer anal.

Solo terminé. Ahora solo compartiendo parte de mi vida. Yo les pedí perdón a ella y a mis hijos, pero cada día siento que me estoy acabando. Por más que lucho el día a día siento que hasta que no pague todo no me iré de este mundo.

Gracias por leer mi testimonio y no juzguen, pues no todos somos iguales. Que Dios nos ayude.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD