Siento que me defraudé a mí mismo

J.G.

¡Hola a todos! En junio de este año me empecé a enfermar de todo, hablaba con mi psicólogo y me recomendó que me realizara la prueba de VIH, puesto que siempre que hablaba con él me sentía enfermo. Me hospitalizaron por sospecha de COVID y me operaron de unos cálculos. Salí de la clínica sin sospechar nada y el médico no consideró hacerme ninguna otra prueba.

Luego seguí con síntomas de gripa, le hice caso al psicólogo y el 2 de agosto me hice la prueba particular y me fui a casa con la esperanza de que saliera negativa, aunque mi subconsciente me gritaba que era seropositivo.

Cuando fui por el resultado sentía que me quedaban algunos minutos de felicidad y así fue. Reclamé el resultado y vi el positivo en mayúscula. No creía lo que estaba pasando, me fui a casa y ni le puse cuidado a lo que dijo la bacterióloga.

Se lo conté a mi tía y yo solo lloraba, aunque sentía que estaba pagando por no ser responsable en mi vida sexual. Siento que defraudé a Dios, a mi familia y a mí. Luego me hicieron más exámenes en la EPS y el médico me dijo que estaba en fase sida. Algo aún peor para mi carga emocional.

Luego pensé que a pesar de estar en esa fase no caí en cama, solo bajé mucho de peso y me sentía débil, pero nada más. Me entregué a Dios y a un santo, empecé a tomar mis medicamentos y, a pesar de mi estado, al mes siguiente ya estaba indetectable.

Ahora he cambiado el pensamiento y no tengo sexo con cualquier persona. Estoy en el sector salud y quiero ayudar a muchas personas a prevenir y a decirles que somos más de los que pensamos y quien menos creemos también son positivos.

Dios es grande y esto que pasó es para cambiar la vida que se lleva.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD