Testimonio: Si te cuento la historia de mi vida, ¡la creerías!

Víctor Efraín

Les quiero relatar un fragmento de mi vida porque tengo la necesidad de escribir y compartir parte de mi experiencia viviendo con VIH. Se trata de la historia de las diferentes etapas de mi trayectoria vital y de la busqueda por encontrar un medio donde plasmar mi historia y publicar mi libro, lo que, a fecha de hoy, no he logrado hacer.

Las editoriales no se interesan por la vida de un homosexual, que, encima, vive con VIH. Espero que les agrade la parte del texto que aquí expondré y que me orienten sobre qué puedo hacer para ver realizado mi sueño de que alguna editoral se interese por él.
 
Introducción

Esta historia narra la extraordinaria búsqueda de la verdad de un joven que, por su condición homosexual, es estigmatizado por su padre, quien, lejos de apoyarle, le ignoró por completo. Por este motivo, nuestro protagonista decidió hacer su vida.
 
Impetuoso, ya en su infancia experimentó confusiones relacionadas con su identidad sexual. En la pubertad y adolescencia estas cobraron mayor fuerza. El hecho de desconocer con certeza el origen de su confusión le llevó a vivir ocultando su sexualidad. Con miedo, decidió hacer frente a su padre y a cuestionar sus actitudes. La reacción y actitud paternas fueron de un gran rechazo inmediato.
 
Triste y sin el apoyo de esa figura esencial, el joven comenzó a hacer su propia vida y decidió buscar respuestas a todo. Descubrió que la vida no era tan bella y hermosa como imaginaba, más bien advirtió lo cruel y maliciosa que puede llegar a ser.

A la edad de seis años, experimentó sensaciones de ansiedad al ser inducido por otros al deseo carnal. Con doce años, vive su primera relación homosexual con su hermanastro, quien es hijo de una de las mujeres de su padre.

La apertura a estos acontecimentos le conduce a vivir experiencias inquietantes que guarda celosamente en su interior, pero que a la larga le hacen sentir mal. Así transcurre su vida social, familiar y sentimental: se siente atraído siempre por personas de su mismo sexo.

A los 18 años, conoce el primer antro gay, al que asiste con reservas. El peregrinaje por esos lugares y la vida de euforia y diversión le hacen descuidar sus estudios.

El rechazo familiar y el miedo le hacen sentirse aceptado solo por personas de su misma orientación sexual. Conoce a Rodolfo, un chico mucho mayor que él, que trata de orientarle y con quien vive una relación de amistad. Con el tiempo, esta amistad pierde su interés, pues le agrada más divertirse con su mejor amigo por aquel entonces, Israel, un joven liberado familiarmente, quien lo adentra más en el mundo mágico de la homosexualidad. Asiste a bares, fiestas (en la ciudad de México). El desenfreno con el alcohol y las drogas le convierten en presa fácil de adultos gays deseosos de carne joven.

Conoce a su primera pareja sentimental. Este gran romance dura dos años. Trata de hacer una vida gay en su ciudad natal y se entrega a la tarea de conocer nuevos amigos. Se convierte en un líder nato y extrovertido. Realiza fiestas con el fin de hacer amistades.

Al principio de los años 90 se oye hablar por primera vez del sida, una enfermedad nueva, a la que él no da importancia. Comienzan a surgirle dudas cuando se entera, unos años después, de que su ex, Mike Anthony, había fallecido por tal causa. Fue enterrado en Alaska por petición de su madre.

En Toluca (Estado de México), de donde es originario, sintiéndose solo y con la necesidad de encontrarse a sí mismo, empieza a salir con Mac, un chico del que se enamora locamente. Se apasiona por su experiencia sexual y vive con él un romance único.
 
Pasado el tiempo, se entera de que también este falleció por causas desconocidas. Así, el joven sigue con su vida vacía y anhelando ser feliz.
 
Al cabo de los años, tras su última ruptura, conoce a otra persona, veinte años mayor qu él, con quien decide convivir. Habla con ella sobre la muerte de sus amigos y de su pareja sentimental. Descubre que estos fallecimientos han sido a causa del VIH/sida.
 
Decide seguir viviendo en pareja por cinco años. Hasta que muere su papá de un infarto: es la pérdida más grande y dolorosa que vive en carne propia. Debido a las depresiones y al duelo, comienza a experimentar problemas de salud (diarreas, sudores nocturnos, pérdida de peso, etc.). Su pareja decide alejarse de él: se muda a Veracruz. No lo vuelve a ver.

Es así que el joven se entera, al hacerse la prueba de ELISA, que es positivo al VIH. Le dan tres meses de vida. Su anhelo de vivir le lleva a destruir y construir su nueva vida sobre la base de su nueva condición.

La discriminación por vivir con VIH es un obstáculo para la vida social y para ser familiarmente aceptado. Esta situación provoca que, poco a poco, se vaya aislando y se refugie en el alcohol. Esto le conduce a cometer errores y a vivir experiencias con drogas y sexo ocasional.

Al pasar los años, después de una larga temporada en la que se queda sin empleo, decide buscar su verdad dentro de sí mismo, explorando en su interior. De este modo, descubre cuál es la finalidad de su existencia.
 
Las fuertes lecciones que la vida le ha dado le han llevado a donde está ahora: a la felicidad, al verdadero amor y a entregarse a la prevención, ayuda y orientación de los demás en fundaciones de lucha contra el VIH/sida.
 
Continuará

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD