Testimonio: Sentimientos encontrados

María

Me casé hace 16 anos, siempre amé a mi esposo. Tuvimos problemas como cualquier matrimonio, entre ellos algunas infidelidades por su parte, pero yo siempre le perdoné por ese sentimiento que hasta hoy no he podido borrar de mi alma.

Yo estaba estudiando mi licenciatura, me faltaba un año para terminarla, cuando a él le concedieron una beca para ir a estudiar a EE UU. Yo no quería ir, me faltaban 2 semestres para terminar mis estudios. Pero, dios, el destino o la suerte me tenían preparada una situación para que yo decidiera irme con él.
 
Enfermó de una diarrea muy grave, como de un mes. Acudió a muchos doctores hasta que el último le sugirió que se hiciera la prueba del VIH, y efectivamente salió positivo. Ésa fue la razón por la que el me pidió ayuda, que no lo abandonara, que nos fuéramos juntos a EE UU, que olvidara mi carrera, que me necesitaba. Salió positivo en el mes de julio y tenía que incorporarse en septiembre a la escuela.
 
Bueno, no tenía ninguna duda en seguirlo, me necesitaba en varios aspectos, así que nos fuimos y estuvimos cinco años en ese país, donde nunca pude superar el trauma de por qué sucedió todo eso, de por qué hacer el amor con condón siempre, o estar a veces meses sin hacerlo; en fin muchas cosas cambiaron, pero yo quería envejecer a su lado. Por eso, seguí con él hasta que regresamos a nuestro país. Él terminó sus estudios y yo me dedicaba exclusivamente a su cuidado y al de mis dos hijas. No quería quitarle tiempo en nada, que sólo estuviera para su desarrollo profesional. Pero, no sé en que fallé: al año de estar de nuevo en nuestro país, se fue a una reunión a otra ciudad y conoció a una mujer, 15 años más joven, en un local de streaptease.
 
Hoy estoy divorciada. Él se quedó con ella, se aman mucho, tienen sexo sin protección. Él se siente liberado, porque dice que así nunca tendrá miedo de infectar a la madre de sus hijas y podrá tener sexo sin remordimientos (yo no estoy infectada, por suerte). Pero, es algo que no le deseo a nadie: muchos sentimientos encontrados, muchas dudas, y por qué amándole tanto, se marchó, nos abandonó…
 
Hubiera preferido no sentir miedo y arriesgarme, quizás así nunca se hubiera ido y no pensar en que tenía que cuidarme para él y mis hijas, dado que a él no le importó.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD