Testimonio: Quiero, pienso y actúo

Edoardo

Hace muchos años, cuando aún vivía en Buenos Aires, fui un día a conocer a un chico que, además de robarme el corazón, más tarde iba a cambiar mi vida para siempre. Él era tartamudo y me hacía reír como nadie en esta vida. Me brillaban los ojos cada vez que lo veía y lo llegué a querer muchísimo.

Por esas cosas que tenemos los seres humanos y que nos distinguen de los animales porque tenemos sentimientos, muchas veces confusos y traicioneros, me equivoqué y tuvimos sexo sin protección. Resulta que él tenía VIH y tomaba tratamiento, pero temía decírmelo. La cuestión es que, finalmente, yo también contraje el virus. Al saberlo, no pude seguir viéndolo y él tampoco a mí. Yo era bastante más joven y estaba muy confuso. Cuando me lo dijeron en el hospital, tuve un llanto silencioso e interno: sentía que mi vida iba a llegar solo hasta donde veían mis ojos.
 
Pero ahora, mirando atrás, y después de las recaídas y subidas que sufrí en todos estos años, me doy cuenta de que soy una persona normal y corriente, que quiero, pienso y actúo como cualquier otra. Y que si quiero, puedo.
 
Cada día que pasa, agradezco más a la vida el hecho de haberme puesto en esta situación, en este lugar, con los problemas y alegrías que me dio, me da y me dará, con los afectos que tengo y las personas que me apoyan incondicionalmente. Siento mucha pena por aquellos que se quedaron en el camino y no pudieron hacerse cargo de mi historia. Yo sigo viviendo, miro la vida con alegría, energía y positividad cada día.
 
Me caí, pero me obligué a levantarme y así lo hago cada día. Espero que puedan llevar esta vida increíble de la misma manera, dando ejemplo de quiénes son y sin avergonzarse nunca de ser ustedes mismos.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD