Pese a todo me considero afortunada

Anónima

En mi primer año con el VIH, aquí estoy dando todo por vivir. Me esfuerzo, olvido que está. No me molesta tenerlo, pero tuve una bajada de vitamina D.

Me cuesta levantarme de la cama, me duelen los huesos. Me afirmo de las paredes de mi casa solo algunos días, no sé si será algo normal. Visité a mi doctora, cambió mi terapia, pero aún me siento mal. Tomo mis vitaminas y más pastillas que me ayudan a levantarme de la cama. Es frustrante, deseo morir y no vivir. Me siento inútil solo cuando me ocurre eso. Si me siento bien, no me molesta tenerlo [el VIH]. Solo tomo mi terapia y vivo normalmente. No afecta a mi vida.

Estoy recibiendo atención psicológica, ya que nadie conoce mi diagnóstico y eso me ha ayudado harto a desahogar mis penas. Me ayuda a comprender mis ideas. Pero me duele pensar que esto me pueda ocurrir. Tengo un hijo pequeño al cual debo cuidar y no puedo. ¿A alguien le sucede lo mismo?

Saber que está me hace daño, me da miedo enfermar. Antes cuando no sabía que estaba [con el VIH] solo tenía molestias como palpitaciones musculares que aún no se van, ganglios inflamados y cólicos estomacales horribles y otitis.

Estoy de aniversario. Al final te das cuenta que va contigo como la sombra de al lado, que la miras, la puedes ver, pero no es más que tú, tú eres más. Y en el amor no me preocupo, aún me amo y mientras me pueda levantar de la cama todos los días yo feliz sigo viviendo.         

Nadie pide tener esto, ahí está, ya no hay más que cuidarse, vivir y amarnos a nosotros mismos como somos.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD