Testimonio: No somos apestados y no podemos bajar la guardia

Concepción

En mi caso, la terapia funciona (tomo Atripla® en la actualidad), lo penoso es la repercusión social e incluso familiar que tengo que vivir. Como tengo un hijo de 22 años -que está sanísimo, aunque lo sabe todo-, mantengo un silencio que duele.
 
Es increíble que, en ocasiones, tu propia familia te haga sentir como los leprosos en la Edad Media. Y ojo: en mi familia hay psicólogos, gente que debería tener otra formación. Supongo que esto os pasará a muchos. A veces, me invade la ira, pero nunca la desesperación.
 
No somos apestados y no podemos bajar la guardia.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD