No quiero hacer de esto la diáspora de un posible infectado

Julián

No puedo decir que mi vida haya sido en algún momento difícil o simplemente he borrado del anaquel de los recuerdos tantas situaciones, a buen sonar, tediosas. Soy estudiante universitario, curso séptimo semestre de química pura, 21 años con un promedio, digamos, por encima del promedio. Hace poco tras realizarme una prueba de VIH arrojó un resultado positivo.

Espero no salirme de contexto ya que aún no llegan los resultados confirmatorios que ratifiquen que soy portador del virus pero vivir con ansiedad y temiéndole siempre al timbre del celular no es la mejor forma de pasar el día.

Estoy seguro de cómo, dónde y con quién contraje el virus, ya que después de aquel encuentro furtivo terminé hospitalizado al desarrollar una infección urinaria potenciada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae que provoca la enfermedad comúnmente conocida como gonorrea.

Mi vida después de eso pareció transcurrir en la habitual monotonía de cualquier estudiante universitario de por sí misántropo. Un día en la universidad se estaba llevando a cabo una jornada de pruebas rápidas de VIH en el que la demora en los resultados, la impaciencia de la enfermera, la doctora ocupada hablando con el mensajero y todo la parafernalia lista de guantes, inyecciones y caras de inquietud e incomodidad terminaron por afirmarme lo que en ningún momento se me había pasado por la mente.

Aunque no he recibido los resultados finales, hablé con un tipo con quien dos días antes había tenido relaciones sexuales y con quien no me cuidé, desde entonces vivo con la amenaza constante de que se va a suicidar, así que de resultar positivo examen final como portador del virus siento que tengo que cargar a espaldas el peso de un muerto y lo peor es que hasta ahora he tenido que pasar por esto solo y es que cómo comunicarlo, cómo hablar de ello, cómo mirar a mi madre a la cara, cómo mencionarle el tema si hace un par de semanas perdió a su padre.

No quiero hacer de esto la diáspora de un posible infectado, sólo quería poder mencionarlo, compartirlo y es que este pareció no ser mi mes, ni mi año… Ni mi vida, ¡maldita sea!    

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD