Testimonio: No hay que rendirse

Miguel

Yo era el típico tipo tranquilo –siempre tranquilo–, que tenía novias únicas y por muchos meses o años. Guapo, pero algo tímido. Y claro, cuando me independicé hacia los 29 años, me compré un apartamento y empecé a llevar una vida más "ligera".

Siempre me relacioné con mujeres, excepto una vez, que estuve con un travesti. Fue algo muy raro. Pero bueno, lo hice, y aunque fue con preservativo, unos meses después me enteré de que tenía VIH.

Yo me sentía tan seguro de que nunca me iba a pasar eso, que no me había hecho el test jamás. De hecho, me lo notificaron porque fui a dar sangre para mi abuelo, que estaba enfermo. Bueno, afortunadamente la prueba dio positivo. Digo "afortunadamente" porque, de lo contrario, no me habría enterado nunca.

Además, como me daba pánico el embarazo, siempre utilicé preservativo con mi novia, por lo que no la contagié, por suerte. Bien, esta chica, a la que quería mucho, terminó por no poder soportar la situación, ya que, como estudiaba medicina, tenía una paranoia con el contagio mucho mayor de lo que se supone debería tener alguien relacionado con el gremio de la salud. Pero no la juzgo, para nada, creo que ella hizo lo que pudo.

En general, soy un tipo bien parecido, culto, profesional, heterosexual, y pensar que tenía el VIH era como raro. Creía que eran cosas que no me pasarían a mí. Bueno, pues me pasó.

Ahora, practico yoga. Decidí corregir mi vida y volver a ser lo que era: un tipo más tranquilo, más centrado y no tan loco. Me propuse cuidarme a mí y al resto. Encontré otra novia, que es espectacular, principalmente como persona, y algún día me gustaría llegar a tener hijos con ella.

En definitiva, creo que ante todo no hay que rendirse, pero tampoco hay que entrar en una batalla de negación. Hay que levantarse y tratar de hacerlo lo mejor posible. Es difícil sacar energías, pero, como ateo que soy, me parece que, como es la única vida que tenemos, creo que hay que vivirla a tope. Hay que disfrutarla según cada uno estime conveniente, pero respetando al prójimo.

En fin, al que lea esto le mando un fuerte abrazo; si no tiene VIH, le diría que se cuide, y sí lo tiene, que no es el fin del mundo. Es una prueba grande, de acuerdo, pero hay muchas ayudas y medicamentos bastante buenos.
 
Un gran saludo a todos.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD