Mi mejor amigo, cómo, cuándo, síntomas y la sociedad

Carla

Mi mejor amigo era la persona más humilde, trabajadora y fiel que he conocido. Era enamorado y por eso era muy confiado. Recuerdo una vez que salió corriendo de mi casa porque un chico que le encantaba lo había llamado. Después de eso todo fue en picada.

Salió con aquel chico. Nunca me dijo quién era y seguramente lo llegué a ver, pero estoy casi segura de que fue esa noche cuando se infectó.  No sé por qué, pero ese día me marcó.

Pasaron un par de años (2 o 3) y mi amigo comenzó a presentar erupciones en los labios -herpes- y a bajar de peso. Sus jeans le quedaban grandes. Un día, después de salir a comer, llegó con una diarrea incontrolable. Tomaba medicamentos para el estómago y se aplicaba pomaditas en los labios. Él decía que era estrés porque no estaba trabajando lo suficiente y no tenía mucho dinero. Sin embargo después me confesó que lo sospechaba, pero que tenía miedo del resultado.

Después le empezaron a salir granos y un día sufrió una gripe que se convirtió en neumonía. En ese momento, por todos los síntomas, le hicieron una prueba y se descubrió que tenía el VIH. Todos lo supieron. Todos estábamos en el hospital ese día y hubo 0 confidencialidad y 0 discreción por parte del hospital.

Sus mejores amigos homosexuales, sus hermanos (que también eran mis amigos), lo rechazaron. Creyeron que si estaban juntos todos iban a pensar que ellos también tenían. Aun así, él se recuperó y los buscó nuevamente, con su corazón del tamaño de su cuerpo, y los perdonó.

Hasta que un día recayó y esta vez no hubo vuelta atrás, murió a las pocas semanas. Después nos enteramos de que la recaída fue porque "su mejor amigo" no quiso que durmiera en su casa y, como era tarde en la noche, durmió en la puerta de su casa. Esa noche llovió mucho y él estaba tan débil que le dio neumonía y no se pudo recuperar.

A mi parecer, el mayor padecimiento del VIH es la sociedad, es la falta de conocimiento, de amor, es el tabú, el rechazo. Para eso no hay cura. No hay avances hasta que todos (no solo los que son portadores, sino los que no somos portadores) miremos de otra manera la enfermedad. De ese modo daría menos vergüenza pedir un examen de ETS y podríamos mirar sin discriminación a las personas portadoras. No conocemos su historia.

VIH no significa homosexualidad, no significa que eres promiscuo. ¡A quitar etiquetas, que estamos en el siglo 21!

Los amo, ¡ADELANTE!

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD