En la medicación se ha avanzado mucho, pero en la discriminación poco hemos mejorado

Miguel

Hola, me llamo Miguel y soy seropositivo desde hace 32 años (actualmente tengo 52). Tengo dos mellizos de once años y soy viudo y sin familia. Tengo que convivir con las secuelas de los primeros antirretrovirales y, por supuesto, con los de nueva generación que, aunque son mucho mejores, también tienen efectos adversos.

No obstante, el efecto que peor llevo es la neuropatía periférica sensitivo motora, que me dificulta mucho el día a día y siempre me encuentro mal. Es como escalar el Everest todos los días, muy duro y muchos dolores.

Si no fuera por mis niños, al no tener calidad de vida, lo demás ya no es lindo vivir en estas condiciones, pero yo estoy obligado a luchar, por mis niños hasta que se hagan mayores, ya que me quieren mucho. Además se quedarían solos, ya que carezco de familia y la familia materna los repudió al fallecer su mamá de cáncer, con 39 años. No solo no nos ayudan, sino que incluso nos robaron, amenazaron y marginaron por mi condición de seropositivo, además de contar mi enfermedad a todos amigos y familiares suyos, con lo cual la marginación es total. No sé cómo lo hago, pero sigo haciendo todo lo que puedo, por ellos.

Me siento flojear conforme pasa el tiempo, son muchos años luchando. Del tema psicológico ahora a veces me sobrepasa, aunque eso sí, disimulo bastante bien para que mis hijos no noten tanto que su papá está enfermo y con una minusvalía de más de un 65%. También tengo hepatitis C y me han reconstruido una pierna a raíz de un accidente, lo cual me costó 4 años aprender a andar.

Este es un pequeño resumen de mi vida. Ya se me van apagando las fuerzas, es muy duro malvivir así. De hecho, si no tuviera niños habría dejado de luchar y lo digo objetivamente, no es una depresión puntual, sino el sufrimiento de estos más de 30 años viviendo marginado y en muy malas condiciones físicas.

Un abrazo muy fuerte a quien me lea, y ahora daros ánimos: No dejéis de luchar, sobre todo contra la marginación y rechazo que sufrimos por el mero hecho de estar enfermos, ya que en lo que concierne a la medicación se ha avanzado mucho, pero en la discriminación que sufrimos actualmente, poco ha mejorado con respecto hace años. Prevalece la incultura y el miedo a juntarse con una persona como yo.

He leído que algunas personas admiten que el grado de aceptación es mucho mejor, según encuestas telefónicas que han publicado personas, que desconocen la realidad del VIH.

Chao, y mis mejores deseos para todos.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD