Me siento abandonado por Dios

Roberto

Me llamo Roberto, tengo 24 años y soy de México. Estuve publicando varias veces aquí. Me hicieron una prueba rápida del VIH (20/10/2017) que dio positivo. Me hicieron la prueba ELISA y los resultados los reprogramaron y no los tendré hasta el 14/11/2017.

No tengo esperanza de que el ELISA salga negativo, me siento abandonado por Dios. Me hicieron análisis de hígado y padezco hepatomegalia, por lo que no podré tomar proteína. Dentro de poco visitaré a mi familia y aunque los extraño, siento que soy un peligro para ellos. Cuando me lo transmitieron algo me decía dentro de mí: No lo hagas, y no hice caso. Siempre he sido buen chico, el que tenía mejor promedio, el que hace ejercicio. Me gusta mucho practicar ejercicio, pero tengo una hernia y ya no podré hacer lo que tanto amo. Me encontraron piedras en la vesícula. No podré comer grasas.

Tuve también un dolor fuerte en el área testicular. No tengo relaciones sexuales por miedo a transmitir el virus a otra persona, quizá la persona que me lo transmitió lo sabía…

Fui siempre la persona que ayuda a los demás, y sin embargo aquí estoy, muy probablemente con un ELISA positivo. Creo que estoy aceptando mi realidad pero me cuesta. Gracias a Dios, mis amigos me escuchan y aceptan.

Siempre tuve conflictos por mis preferencias sexuales: me atraen hombres y mujeres. Pero en mi religión estaba mal eso, llegué a lacerarme. Tuve tantas oportunidades de tener una relación estable… No quiero pensar en el “hubiera”, solo me entristece.

Veo tanta información que niega que el virus exista y quisiera creerlo. Me gusta el culturismo. Iba a competir, pero con esto lo dudo.

Tuve un evento traumático en el que mi hermana se desmayó y comenzó a convulsionar. No sabía qué hacer. Me asusté mucho. Ahora está mejor, pero el miedo de perderla entre mis brazos jamás lo olvidaré.

No puedo dormir, me despierto en las noches y dentro de mi cabeza suena la idea: tienes VIH, tienes VIH, tienes el maldito VIH. Me dieron clonazepam para poder dormir, pensaba tomarme todo el frasco y acabar de una vez con todo. Viene una cosa tras otra, ya no puedo más, DE VERDAD no puedo.

Estoy asustado, no sé si resignado o simplemente sin ganas de seguir. De verdad, espero la muerte con alegría. Espero que todo sea una etapa que superé y que dentro de algunos años tenga una familia y un hijo o hija. Una familia unida, que mire mi pasado y que pueda decir: Lo logré, salí adelanté.

Mi familia está lejos, estoy yo solo con mis amigos. Me escuchan, pero no quiero agobiarlos con mis problemas. Saben, quería ser modelo, viajar por el mundo, tener una familia, hijos, una casa con un gran jardín y todos esos sueños ADIOS.
¿De esto se trata la vida? De sufrir y llorar y sufrir más y llorar más. Si es así, ya no quiero seguir. Le prometí a mi hermano que estaríamos juntos algún día, todos como familia, solo por eso no moriré hoy. Quiero despertar un día y poder decir “gracias Dios por la vida que me diste”.

En cuanto tenga el ELISA les platicaré qué pasó. De verdad, les mando un afectuoso abrazo.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD