Testimonio: Lo último que se pierde

Juanjo

Mi historia empezó en 2003. Me salieron unos ganglios en el cuello fui al médico a hacerme una revisión.

Había tenido muchas relaciones sexuales con chicas y decidí hacerme también la prueba del VIH, porqué me dijo el médico que no era muy normal. Un mes antes había estado en cama por fiebre y dolor de cabeza.

Era el virus que se estaba filtrando en mi cuerpo.Total, a las dos semanas fui a buscar los resultados. Al entrar en la consulta me dijo la doctora: "¿Tú qué crees que ha podido dar el resultado? Yo le dije: "Negativo." Y respondió: "Pues ha dado positivo, lo hemos hecho dos veces."

Salí de la consulta destrozado, fui a casa de mis padres y decidí suicidarme tomando pastillas. Me encontró mi padre, yo sólo recuerdo un médico pegándome y luego despertar con todos mis amigos alrededor de la cama del hospital.

Me salvé. Una chica, amiga mía, estuvo a mi lado en los momentos más difíciles. Ella es negativa pero no le importó que tuviera VIH, empezamos a salir. Nos compramos un piso, encontré trabajo fijo, y, bueno, ella ha sido un ángel, lo ha sido todo para mí; también he tenido el apoyo de mis amigos y mi familia.

Lo pasé muy mal pero luego la vida me sonrió, con este testimonio sólo quiero que sepa la gente que es portadora que no se acaba nada, que ahí empieza una nueva vida. Que puede ser una enfermedad crónica como otra cualquiera, lo único que tiene otros requisitos y cuidados.

Bueno, un saludo a todos y ánimo, y lo más importante: que nunca perdáis la esperanza.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD