He aprendido que no hay que rendirse

Magali

Hola tengo 30 años y hace un año que me enteré de que tengo el VIH. Todo comenzó cuando me entero de que estoy embarazada.

Feliz de la vida fui a hacerme los controles y entonces me hacen el del VIH y sale positivo. En el laboratorio lo repiten varias veces y siempre sale positivo. Bueno, me mandan hacer el confirmativo.

Cuando la doctora me dio el primer resultado entré en shock. Mi mente quedó en blanco y no entendía nada en ese momento. Todos me hablaban que me quedara tranquila, que todo iba salir bien, que con los tratamientos el bebé iba estar bien y yo los escuchaba a lo lejos, con mi mente en blanco.

Cuando llegué a mi casa me largué a llorar. En eso llega mi pareja de trabajo y no sabía qué decirle. Estaba tan ahogada… Hasta que se lo dije y él no lo podía creer. Esto nos derrumbó todo lo que teníamos planeado para el embarazo.

Mi pareja empezó a alejarse. A mí lo que más me preocupaba era el bebé. Él no quería hacerse la prueba y yo enseguida empecé con el tratamiento.

Esto empezó todo a fines de enero de 2016. En junio él se hace la prueba y le da positivo. Él no lo quiere asimilar y a los días me deja sola con todo.

Estuve en un pozo depresivo y lo único que me sacó adelante fue mi hijo de 7 años y el niño que cargaba en mi vientre. No fue fácil pero hoy estoy feliz porque mi niño nació sin el VIH y es un gordo hermoso.

He salido adelante gracias al apoyo de mi familia, del cuerpo médico que estuvieron en todo momento –y siguen estando- y he aprendido que no hay que rendirse, que la vida continua, que hay que aprender a vivir siendo positivo y cuidarse para hacer una vida normal.

Espero que les sirva mi historia. Los saludo desde Uruguay.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD