Hay que disfrutar de cada momento

Diego

Hola amigos, hace poco menos de un mes me enteré de que soy VIH positivo. Tuve una relación de riesgo a principios de abril y, a dos semanas del acto, presenté fiebres, dolor de garganta y diarreas. Eso me llevó a hacerme las respectivas pruebas y a enfrentar mi condición médica de la mejor manera.

Confío en Dios. Al saber mi condición me acerqué más a él y le pedí que me fortaleciera, me diera positivismo y me guiara por su camino, porque esta situación no me impedirá continuar mi vida, cumplir mis sueños, realizar mis metas, amar y ser amado.

Hasta este día me mantengo con la frente en alto y no he permitido que el VIH se apiade de mí y domine mi ser, al contrario, me mantengo valiente, con buena actitud y alegre de que mis amigos que saben de mi condición me admiren por tomar esta situación así.

Hace una semana comencé a tomar el tratamiento antirretroviral (por la noche). Solo el primer día tuve fuertes mareos y alucinaciones, los demás días, he dormido tranquilo. Todo marcha excelente.

Siempre existen miedos, de adquirir otra enfermedad que empeore nuestra situación, cáncer, diabetes, lupus, etc. Sin embargo, no hay que dejar que nuestra mente nos domine y nos haga buscar información en internet que nos pueda derribar todo lo que hemos logrado. Lo menciono porque ayer ingerí alcohol y mis ganglios se inflamaron un poco y al buscar en Google lo primero que apareció fue cáncer. Comencé a hiperventilar y a sentirme desesperado y agobiado, sin saber qué sería de mi futuro.

Lo que hice fue doblar mis rodillas, cerrar mis ojos e inclinar mi cabeza para orar y hablar con Dios, él me dio la calma y la paz que necesitaba. Dentro de menos de un mes tengo mi próxima cita y hablaré con el doctor sobre esa situación y otras de menor impacto que me han pasado y confío en Dios que no sea nada grave.

No hay que tener temor, disfrutemos cada momento de nuestra vida, vivamos felices, con gozo y con Dios en nuestro corazón, ya que él nos dará la fortaleza que necesitamos cuando nosotros no podamos, él mandará a sus ángeles a luchar con nosotros y a recorrer este camino que llevamos.

Tengan fe en Dios, cuidemos de nosotros mismos, tomemos nuestro medicamento y tendremos una larga vida, normal, con altos y bajos, buenas y malas, con salud, pero, sobre todo, con Jesucristo y su espíritu en nuestro cuerpo, alma y corazón.

Para Dios no hay nada imposible, él puede revertir lo irreversible. Si él está con nosotros no hay nadie que esté en nuestra contra.

¡Bendiciones!

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD