Esto era algo que no esperaba tener nunca

Fernando

Mi nombre es Fernando, soy de Chile y tengo ahora 36 años. Mi vida siempre fue tranquila. Soy un chico de clase baja-media, de familia honesta y humilde, que pasó sus etapas de manera normal como cualquier persona, excepto en un aspecto de la vida: el amoroso/sexual.

Fui discreto siempre respecto a mi condición sexual y omití vivir esa parte. A los 27 años comencé mi búsqueda de amistades de la misma condición y a alguien con quien compartir la vida. Siempre fui un romántico y mi vida sexual no solía ser activa. Tuve un par de intentos de pareja que no resultaron y un par errores casuales.

Fue, estoy seguro, con uno de esos errores casuales con quien me infecté, aunque yo no lo supe sino hasta diciembre de 2014, momento en que me entregaron el diagnostico positivo.

¿Por qué no me había hecho los exámenes antes? Porque, por iluso, pensé que el VIH/sida era algo tan lejano a mi entorno y que mi vida había sido del todo tranquila como para haberme expuesto a encontrarme con alguien con este virus.

Unos meses después de ese encuentro casual conocí al que por ahora sigue siendo mi pareja. Yo he sido su primer amor y hombre y él ha sido sin duda mi primer amor y relación seria.

Cuando empecé a darme cuenta de que lo mío podía ser VIH, mi primer temor fue él. No se lo merecía, yo no podía haber dañado a alguien como él, el hombre más bueno y lindo del mundo. Yo no podía hacerle ese daño.

Se hizo sus exámenes, salieron negativo y yo espero que siga así. Él nunca me reprocho nada, no me culpa de nada y yo, de cuando en cuando, le converso de la situación en la que estamos y él solo me pide guardar silencio y que no piense en eso, que me hace mal. ¿Cómo no lo voy a adorar?

Sin embargo, vivo en la angustia de ensuciarlo con esta porquería. Día a día pienso en eso, en que es una de las personas que más amo en el mundo (mis padres y hermanos los otros) y al mismo tiempo siento que he puesto un arma en su sien y que en cualquier momento se escapará un tiro.

¡Me siento tan triste! La verdad es que esto era algo que no esperaba tener nunca, más aún cuando mi vida había sido tan tranquila. Estoy muy desesperado y la mayoría del tiempo solo quiero llorar, gritar, romper cosas, no sé… sacar este dolor, esta amargura, este miedo… Y me veo y me repugno y me pregunto: “por qué me siguen queriendo, por qué si mi vida no ha sido más que un fracaso tras otro”.

Debo reconocer que en estos momentos no estoy bien, no sé si podré levantarme algún día de esta caída. No sé, todo se me hace incierto… y de aquellos sueños en que me veía anciano junto a mi pareja ya no queda nada porque ni siquiera sé si voy a sobrevivir este año.

A veces me siento fuerte pero por ahora, solo quiero llorar y dormir un largo periodo, estoy cansado… Perdón.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD