Testimonio: Estaba ciego

Ricardo

Estuvimos juntos cuatro años y nunca habíamos hablado del tema. Yo sabía que era seronegativo porque, poco antes de conocerle, me había hecho las pruebas y salieron negativas. Bueno, pues como iba diciendo: Después de cuatro largos años que, de verdad, fueron los peores de mi vida, sufrí mucho con él. Era muy vicioso y siempre me estaba poniendo los cuernos, creo que a diario. Pero estaba tan colgado de él… Me obsesioné tanto con ese chico que el pensar en perderlo me ponía enfermo, os lo prometo. No estoy exagerando. Me daban unos bajones… Y así cuatro años. Nos separábamos, volvíamos… En una de esas vueltas, a saber Dios lo que hizo por ahí que fue y se hizo la prueba del VIH. Dio positivo. Fue un drama. Me dijo que había estado con un chico, que no usó condón y que cree que fue ese chico quien se lo pegó. Creo que no, que por la vida tan promiscua que llevaba (y lleva) ya estaba contagiado desde hacía más tiempo.
 
Le vi tan triste y destrozado que, en ese momento, no podía dejarle. Le dije que no se preocupara, que yo iba a estar a su lado y lo íbamos a pasar juntos. Se lo dije de corazón. En el fondo de mi ser, no es que me alegrara, pero pensé que esa desgracia nos iba a unir más, que él iba a cambiar, que se iba a tomar en serio nuestra relación, que me iba a ser fiel. Entonces pensé en mí, que seguro que estaba también contagiado, pero si os soy sincero, la verdad es que me daba igual si íbamos a estar juntos. No me importaba estar contagiado; ¿qué tonto, verdad?
 
Al día siguiente fui y me hice las pruebas. Claro, dieron positivo. Cuando la doctora me lo dijo, no sé… No sé explicar bien lo que sentí o pensé en ese momento, era como si ya me lo esperara. De camino a casa, iba nervioso deseando contárselo a él. Iba como esforzándome por llorar, pero no, no lloré. La verdad es que aunque el corazón me palpitaba más rápido de lo normal, en el fondo me sentía entero. Cuando llegué a casa y se lo dije, él sí se puso a llorar, y mucho. Me pedía perdón y se culpaba por ello. Yo nunca le he culpado. Pienso que cada persona tiene que ser responsable de sus actos y yo no lo fui, aun sabiendo que él me era infiel. Fue culpa mía. Dediqué todo el tiempo de nuestra relación a seguirle, espiarle y llorar, en vez de pensar que podía destrozar mi vida pegándome cualquier enfermedad. Estaba ciego.
 
Hoy en día, somo "amigos". Después de separarnos, volvimos a acostarnos de vez en cuando. Nunca cambió. Hasta que hace casi un año dije: ¡Hasta aquí! Vamos a ser amigos pero sin tener sexo. Y así es actualmente. Nos vemos de vez en cuando. Creo que nunca seremos buenos amigos, porque ese sufrimiento no se me quita, y no porque me haya pegado el sida, sino por el daño y dolor que pasé por él. Ese dolor o rabia no se me quita, y cuando discutimos por cualquier tontería me viene todo el pasado a la cabeza. Pensaréis que por qué no lo mando a tomar… ¿verdad?  Mis amigos me lo dicen. Pese a todo esto que os he contado –sólo es un pequeño resumen–, es difícil. Porque siento que él me necesita, pues, al ser como es, está solo, de un lado para otro, y creo que únicamente encuentra el norte cuando estoy cerca. Es posible que yo esté confundido, pero como no hay compromiso, ni sexo, ni sufrimiento, pues no me importa verle, ayudarle o saber de él de vez en cuando. Deseo de todo corazón que encuentre la felicidad que tanto busca y no encuentra, que conozca al hombre de su vida y que le dé la estabilidad que no tiene.
 
Bueno pues, volviendo un poco al principio… Soy seropositivo desde hace cinco años y aún no estoy en tratamiento. MI médico me dice que el virus va lento, que podemos esperar un poco más para iniciar la terapia. En septiembre, tengo que volver a la revisión y no sé si me pondré en tratamiento. Más o menos soy feliz, lo llevo bien, intento cuidarme al máximo. El motivo de esta carta es porque hoy vi en "Las Noticias" que había fallecido la primera persona en España a causa de la gripe A. Me asusté un poco y me metí en internet, en un chat de VIH para preguntar si hay alguna vacuna o algo para prevenir la gripe en un seropositivo, ya que tenemos más riesgos de contagio, al tener menos defensas que una persona sana. Mirando, mirando, llegué a este apartado y ya me puse a contaros mi historia. Ja, ja. Al final, no me he metido en ningún chat ni nada.
 
¿Ustedes pueden darme la respuesta?
 
Gracias.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD