Testimonio: En mi propia isla

superVIHviente

¿Qué tal? Hace cinco años me puse malísima. En Urgencias del Hospital del Mar de Barcelona me dieron la "gran noticia". Desde entonces, me he girado como un calcetín; vivo para adentro, como escondida, sin relacionarme apenas con nadie, sólo con los míos, que son mi hijo y mi madre.

Mi hermano murió de sida a los 27 años y viví su lento camino hacia la muerte. De eso hace ya más de diez años, pero esa película se repite en mi mente y no quiero acabar como él.

No sé por qué escribo esto, si a nadie le importa nadie. Aunque la gente diga lo contrario, los que estamos infectados (que mal suena eso), al menos yo, sabemos que los que lo saben sienten pena por ti, también asco y aprensión. No puedo decir abiertamente a mis conocidos que tengo el VIH, me da miedo su reacción y rechazo; por eso, estoy viviendo en mi propia isla.

Tengo un perro que es el que me acompaña siempre y no le importa mi enfermedad. Su cariño es el único que tengo (mi madre es mayor y sé que me quiere; a mi hijo creo que le doy asco).
 
Sólo por este ser peludo debo sobreVIHvir.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD