Testimonio: Diagnóstico a los 18

Raúl

Hola a todos. ¿Qué tal? Mi nombre es Raúl, tengo 22 años y ya hace cuatro que vivo con VIH. Por el momento, no estoy en tratamiento.

No fue fácil, con tan solo 18 años, recibir el diagnóstico. Me encontré en una situación que nunca había imaginado. Como todo joven gay, quería tener mi primera experiencia en un local de ambiente. Me sentí en un mundo diferente, genial y perfecto para mí. Pero estaba muy equivocado: Esa noche conocí a una persona que me cambió la vida en apenas tres meses. Hizo que me apartara de mi familia y de mis amigos. Hasta a mi trabajo tuve que renunciar. Pero uno, necesitado de afecto, hacía todo lo que mi compañero quería. Lo amaba mucho, mucho. Me sentía muy bien junto a él.
 
Luego, al cuarto mes, me empecé a sentir muy mal. Comencé con fiebre y una colitis muy grave. Fui al médico y, tras realizarme una serie de análisis, la prueba de ELISA me salió indeterminada. Tuve que volver a hacerme la prueba y se confirmó que tenía VIH. No pude reaccionar en el momento que me lo dijieron. Salí de allí, se lo conté a mi compañero y me trató muy mal. Me sentía la peor mierda del mundo, no entendía cómo había sucedido. Me costaba comprender que era yo quien había provocado esta situacion.

Después de fuertes discusiones, él me confesó que hacía dos años que era seropositivo y que quería tener a alguien a su lado para compartir su enfermedad. Para complicar más la situación, resulta que tomaba medicación para la esquizofrenia.

Nos separamos gracias a mi familia –aunque pocos miembros lo saben–, que pudo intervenir, pues me vio muy mal. Adelgacé mucho; estaba muy mal anímicamente. Pero hoy, con la ayuda de los míos, me siento muy bien.
 
Hace dos años que estoy con pareja; él sabe de mi estado de salud, siempre lo supo.

Hoy hace quince días que me operaron de papilomas anales por segunda vez. Me encuentro estable, pero en recuperación.
 
No voy a ser el mismo de antes, pero he aprendido que debemos luchar incansablemente, por estar bien, por nuestros derechos… Tenemos que ser felices como cualquier persona.
 
¡Luchemos, se puede vivir bien! No sé lo que me puede pasar mañana. Lo importante es ser conscientes de todo lo que hacemos y difundir esto para ayudar a las personas que recién empiezan con lo del VIH.
 
Me gustaría contactar con personas que se encuentren en mi misma situación para apoyarnos todos juntos.

Gracias por leer mi testimonio.
 

 

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD