Testimonio: Dar y recibir placer

Heliberto

Tengo 33 años y, desde hace dos, vivo con VIH. Me sucedió algo opuesto a lo que suelo leer en esta página.

Me hice la prueba del VIH porque tuve fiebre durante una semana seguida y dio positiva. No tengo la menor idea de quién me pudo contagiar el virus ya que estuve con muchos chicos. Tenía una carga viral muy baja y el médico me aconsejó no tomar remedios para no agotar recursos antes de tiempo. Me recomendó unas vitaminas y, simplemente, que me tomara un buen descanso, realizara ejercicio y siguiera un control periódico.
 
Al cabo de un tiempo, comencé a dejar estar el tema, no sé por qué. Creo que es porque me sentía sano y, por eso, no acudí más a la consulta del médico.
 
No sé cómo estoy realmente en cuanto a valores virales. A veces sufro diarreas y alteraciones, como picazón y esas cosas; las combato como puedo ya que temo saber más. Tengo  cobertura médica y gozo de una buena posición económica, pero el miedo me paraliza.
 
Soy un chico atractivo y me llueven las ofertas sexuales, pero últimamente estoy asustado. Me hace mucho bien leer aquí las historias de los demás y espero tener coraje para volver a tratarme por mi médico.
 
Creo que esta enfermedad es muy injusta, puesto que no enfermamos por robar, engañar o querer sacar algún beneficio y tampoco por competir con los demás en la vida, sino que nos llega la enfermedad por acercarnos a otro ser humano, por darle y recibir placer; es decir, por ser amistosos y querer sentir placer o por admirar o amar la belleza de alguien. Esto es lo injusto y espero que la gente sana lo entienda alguna vez.
 
Un saludo a todos y espero que estén cada día mejor.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD