Cauce de lágrimas

Anónimo

El dolor forma parte de la vida así como la alegría. Hay momentos que nos toca saborear situaciones dulces como también amargas, lo cierto es que todo ser humano tiene enemigos con quien luchar y nunca nadie está solo en las batallas, tu primer aliado eres tú. Aprende a amarte y a sostenerte porque nadie lo hará si no tomas la determinación de renacer de nuevo.

Al igual que algunos de ustedes estoy pasando por este momento difícil de admitir pensar que tengo el HIV, ¡puedo aceptarlo sí! Y seguir un tratamiento, pero lo más duro es estar sufriendo los dolores que trae consigo este mal, fiebres, sangrados, dolores de día y noche de los huesos, articulaciones, debilidad, etc.

Nadie en mi familia lo sabe, es un tabú para ellos. Estoy lidiando con esto desde hace ya meses y espero recibir el tratamiento pronto. Mi otro aliado se ha vuelto Dios. Pensar y confiar en él hace como si tuviese anestesia en estas circunstancias. A esto no lo llamo VIH sino HIV que debe significar para nosotros Humano Inmunodeficiencia al Virus.

Cuando hayas aprendido a ser fuerte te darás cuenta en un abrir y cerrar de ojos que has llegado al cauce de lágrimas el lugar donde están todos los valientes, porque las grandes y dificultosas batallas las ganan aquellos que nunca se han rendido.

Si terminaste de leer esto es porque te levantarás y sacudirás el polvo de tu ropa y caminaremos juntos sin desmayar. Te repito, las más difíciles batallas las pelean los más fuertes. Abrazos.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD