Testimonio: Aprender a quererse

Anónima

Decidí dejarlas y comencé a tratarme el VIH. Creía que no había esperanza alguna, con una niña marcada con ese virus y con el sello de la muerte dispuesto a atacar en cualquier momento. Estoy omitiendo muchas cosas de mi vida. He de decir que lo pasé muy mal durante el embarazo. Me hicieron transfusiones debido a las anemias provocadas por los antirretrovirales: eran de los primeros. Pero salí.
 
A los cuatro años, pues, me volví a quedar embarazada, después de combatir un cáncer de útero. Pensaba que no podría tener más y vino mi segunda hija, preciosa también y muy sana.
 
Hoy, la mayor tiene 15 años y la peque 11. Yo sigo con mis visitas médicas, mis tratamientos, y aquí estoy.
 
Para aquellos/as que creen que esto se acaba después de que les han notificado que son seropositivos/as, yo testifico que entonces empieza una nueva etapa de su existencia. Se puede llevar una vida como la de los demás y ser libre de contárselo, o no, a quien se quiera, incluso a la pareja. Eso sí, hay que tomar precauciones. Luego, es peor sentirse culpable por otro que por uno mismo.
 
Hay que aprender a quererse, y así, los demás nos querrán.
 
Muchos besos a los que me hayan leído.

 

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD