Amar a un serodiscordante

Manuel

Saludos. No tengo idea de cómo llegué a esta web, de lo que sí tengo certeza es de que quiero compartir mi historia de amor, para que las personas no pierdan la esperanza y luchen si aman a alguien.

Mi historia se inicia así: Primero debo aclarar que soy VIH negativo y mi pareja VIH positivo. O sea, somos serodiscordantes.

Antes de mi pareja, conocía lo básico sobre el VIH; de igual forma, nunca tuve problema en tratar a una persona con el VIH. Hace unos 4 años me agregó en Facebook mi actual pareja, pero lo más relevante que hacíamos era saludarnos y darle “like” a nuestras fotos.

En el año 2015 empezamos a hablar más seguido y decidimos que íbamos a salir o hacer algo como amigos. Resulta que me invitó a pasar el Año Nuevo con él. Estuvimos hablando y riendo mucho toda la noche.
Cuando pasó la cena del nuevo año, todos se fueron y nos quedamos él y yo solos.

Seguimos hablando hasta que salió “el tema” a discusión. Me dijo: “¿Usted qué opina del VIH?” Y mi respuesta fue: “La verdad, pienso que cualquiera se puede infectar, solamente hay que cuidarse. A mí eso no me molesta. ¿Por qué esa pregunta?” Y él me confesó que hacía varios años que vivía con el VIH.

Mi respuesta a esa revelación fue: “Usted es un excelente ser humano, con un corazón gigante y, para mí, eso es lo que importa”. Él me abrazó y hasta el día de hoy fue el mejor abrazo que alguien me ha dado. Desde ese momento, han pasado más de dos años y aún seguimos juntos.

Personalmente he investigado bastante sobre el VIH y el sida. Mi mentalidad ha cambiado mucho. Nos cuidamos mutuamente y no me pierdo sus visitas de control al doctor.

En la actualidad vivimos juntos, con nuestro perrito y no me arrepiento de estar con él. Vivimos cada día con mucha intensidad, a pesar de las dificultades. Siempre siento el apoyo del otro.

Espero algún día trabajar en una fundación donde podamos ayudar a parejas con la misma condición (VIH+).

No fue fácil derribar esas barreras que la sociedad nos impone, pero sí se puede. Confíen en ustedes mismos y mismas. Sean responsables y nunca dejen sus medicamentos. Existimos personas que los amamos y en la distancia le pedimos mucho a Dios por ustedes.

Ojalá que mi historia sirva para esas personas que han perdido la fe en el amor de pareja. Me despido y le mando un abrazo muy fuerte a cada persona que lea mi historia.

Nota: Soy de Costa Rica.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD