Cuerpo: Los beneficios del masaje terapéutico

Raquel Lavado

El arte del masaje es una técnica manual de relajación y curación que tiene más de 5.000 años de antigüedad y son muchos los beneficios que nos ofrece. Ya en las civilizaciones antiguas, como la china o la griega, se usaba con fines terapéuticos para aliviar los dolores musculares y prevenir y curar la enfermedad. Hoy en día, también se ha hecho muy popular en nuestra sociedad y abundan diferentes tipos de masajes, procedentes de Oriente y Occidente.

El masaje terapéutico cumple una función estimulante del sistema inmunitario y es muy recomendable para personas con VIH, ya que ayuda a eliminar las sustancias tóxicas de desecho que se acumulan en nuestros músculos debido a un esfuerzo excesivo, a la tensión o a la ingestión de una medicación continuada.

A través de los distintos movimientos del masaje, como estirar, frotar, amasar…, los músculos van aligerando la tensión y se incrementa la circulación sanguínea; de este modo, se acelera el proceso de eliminación de desechos tóxicos y aumenta la capacidad de llevar nutrientes a las células.

Al mejorar la circulación, llega más sangre y oxígeno fresco a los tejidos, aumenta la producción de glóbulos blancos y rojos en la sangre, y mejora la circulación de los líquidos linfáticos. Todo ello ayuda a que el cuerpo se recupere más rápidamente de la enfermedad.

También está demostrado que el tacto estimula el sistema inmunitario. El contacto físico equilibrado y curativo entre un masajista profesional y un paciente es muy beneficioso, dado que la persona que recibe el masaje se siente cuidada y protegida. Además, en un ambiente relajado y con la ayuda del terapeuta pueden surgir emociones como la vergüenza, la culpa, el miedo y la soledad, y ser tratadas en la sesión. Recordemos que en nuestro cuerpo se albergan las emociones. Si liberamos nuestras emociones, liberamos de cargas a nuestro cuerpo.

Veamos otros beneficios que aporta el masaje a nuestra salud:

  • Alivia la tensión muscular.
  • Elimina el cansancio y renueva la energía perdida.
  • Previene lesiones físicas.
  • Calma los dolores de cabeza y de espalda causados por la tensión nerviosa diaria.
  • Nutre y mejora la calidad de la piel.
  • Mejora el humor, ya que, al recibir un masaje, nuestro cuerpo libera endorfinas, que nos proporcionan una sensación de bienestar y ayudan como analgésicos endógenos que eliminan de un modo natural el dolor.
  • Mejora la autoestima.
  • El contacto físico contribuye al equilibrio emocional, y esto reduce la ansiedad y la agresividad.
  • Tiene un efecto sedante y relajante; calma la mente disminuyendo estados de estrés y combate el insomnio.
  • Aumenta los niveles de serotonina, que actúa como neurotransmisor del sistema nervioso central haciendo que mejore nuestro estado anímico y combatiendo la depresión.

Una sesión de masaje suele durar una hora y cubre todo el cuerpo desde los pies a la cabeza. Si estás interesado en darte una sesión, es recomendable que preguntes al médico si en tu caso concreto habría alguna contraindicación. Te animo a probarlo. En la acutalidad ya no es un lujo, sino un placer a manos de cualquiera que quiera beneficiarse.

Si quieres saber más:

  • Atkinson M y Floyd E. El libro completo del masaje. Ediciones B.
  • Varios autores. Los beneficios del masaje. Editorial Impala.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD