Fuzeon®

El equipo de gTt

QUÉ ES FUZEON®

Fuzeon

FUZEON® (T-20 o enfuvirtida) es un medicamento antirretroviral para tratar la infección por VIH.

Los medicamentos anti-VIH actualmente disponibles se dividen en varias familias.

FUZEON® (T-20 o enfuvirtida) es un inhibidor de la fusión.

POR QUÉ TOMAR FUZEON®

La investigación médica ha demostrado el interés de FUZEON® en el tratamiento antirretroviral de aquellas personas con experiencia en las otras clases existentes de antirretrovirales y cuyas terapias actuales no están siendo eficaces.

FUZEON® ha demostrado disminuir la producción viral, lo cual se observa en una reducción significativa de la carga viral en sangre. Se consigue así un cierto equilibrio inmunitario con un frecuente aumento de los linfocitos T CD4. Disminuye la mortalidad y el riesgo de aparición de infecciones oportunistas.
FUZEON® se prescribe para tomar en multiterapia asociado a otros dos o más fármacos activos, que se seleccionarán de acuerdo con la historia de tratamientos y las pruebas de resistencia.

La adhesión es uno de los retos más importantes de los medicamentos anti-VIH. Debido al riesgo de aparición de virus resistentes, es conveniente tomar los medicamentos siempre de una forma regular.

Incluso estando en tratamiento antirretroviral existe el riesgo de transmisión de VIH a otra persona.

FUZEON®, MODO DE EMPLEO

FUZEON® se administra mediante inyección subcutánea, por debajo de la piel. Cada vial de FUZEON® contiene 90 miligramos de polvo liofilizado que necesita ser reconstituido con agua estéril. La dosis recomendada es de una inyección cada 12 horas.

Antes de usar, los viales no necesitan refrigeración, se conservan a temperatura ambiente de 15º a 30º C.
En caso de no poder mantenerse a dicha temperatura, se puede refrigerar.

Pasos a seguir para la administración de FUZEON®

1. Preparación de la inyección
Es importante disponer de tiempo para la preparación. Algunas personas necesitan hasta una hora.
Se pueden preparar las dos dosis diarias al mismo tiempo y reservar la segunda en la nevera.
Es conveniente lavarse las manos con agua y jabón para evitar infecciones.
Si el medicamento lo inyecta otra persona, usará guantes de látex desechables.

Es importante escoger una superficie limpia y amplia, que ofrezca facilidad para manejar el material; por ejemplo, la mesa de la cocina o comedor. Se colocará sobre la superficie:   

  • Un vial de FUZEON®.
  • Un vial de agua estéril.
  • Una jeringa grande con aguja retráctil de 3ml.
  • Una jeringa pequeña con aguja retráctil de 1ml.
  • Toallitas de alcohol.
  • Un envase para desechar objetos cortantes y punzantes.

Todo este material se te entregará periódicamente en tu hospital. No tienes que pagar por ello.

2. Reconstitución y espera
FUZEON® se disuelve en agua estéril. Para ello, usa la jeringa de 3ml. Cuando los viales estén a temperatura ambiente, pincha en el vial de agua estéril y extrae algo más de 1,1ml, manteniendo la punta de la aguja por debajo del nivel del agua para que no se formen burbujas.

Puedes golpear suavemente la jeringa para que suban las posibles burbujas.
Al final debe quedar sólo 1,1ml de agua en la jeringa. El resto se tira.
A continuación inyecta suavemente el agua en el vial de FUZEON®.
Después de retirar la aguja del vial la puedes tirar al contenedor especial que te han entregado en el hospital.  Una vez introducida el agua, es conveniente hacer rodar el vial entre los dedos para que se disuelva bien el polvo.

Es muy importante que el vial ni se agite ni se invierta para conseguir la mezcla. El proceso termina cuando el líquido está claro como el agua. Si queda alguna partícula, continúa rodando el vial entre los dedos hasta que desaparezca.

FUZEON® tarda al menos 20 minutos en disolverse, a veces incluso puede tardar 45 minutos. Para ahorrar tiempo puedes preparar dos dosis a la vez y conservar una en la nevera de 2º a 8º centígrados hasta 24 horas.

3. La inyección
FUZEON® es de administración subcutánea; es decir, se inyecta debajo de la piel. En primer lugar es conveniente esterilizar el tapón de goma del vial con una toallita de alcohol y dejar que se seque.

Para mantenerse estéril la aguja no debe tocarse.
Introduce la aguja de la jeringa pequeña de 1ml en el centro del tapón, colocando el vial por encima y procurando que la punta de la aguja quede por debajo del nivel de la solución.

Tira del émbolo hasta que el nivel en la jeringa sobrepase 1,0 ml.
Golpea suavemente la jeringa para que asciendan las posibles burbujas y empuja el émbolo hasta que salgan, asegurándote de que en la jeringa quede 1,0 ml de líquido.

Retira la aguja sin tocarla y cúbrela con su capuchón.
Puedes escoger un lugar de inyección en el abdomen, brazos o piernas.

Preferiblemente evita la zona donde sueles llevar el cinturón y la zona de alrededor del ombligo (2-3 cm).
Intenta que el lugar escogido no sea el mismo donde te pinchaste la última vez.
Desinfecta la zona con una nueva toallita de alcohol. Retira el capuchón de la aguja y pellizca la piel con dos dedos separándola del músculo.

Introduce la aguja con una inclinación de 45 a 90 grados. Una vez dentro, puedes soltar la piel y empezar a inyectar FUZEON® con suavidad.

Después, si haces un masaje suave en la zona de inyección con una toallita de alcohol o una gasa ayudarás a que el fármaco se reparta mejor bajo la piel.

Para deshacerte de la jeringa basta con tapar la aguja con el capuchón y depositarla en el contenedor especial.

EFECTOS SECUNDARIOS

El efecto adverso más común asociado a FUZEON® son las reacciones en la zona de inyección. Los síntomas pueden incluir irritación, endurecimiento de la zona, dolor y aparición de nódulos. Si necesitas, puedes tomar analgésicos para el dolor.

Otros efectos secundarios que han experimentado las personas que han tomado FUZEON® incluyen dolor y entumecimiento en pies y piernas, insomnio, depresión, pérdida del apetito, debilidad o pérdida de fuerza, dolor muscular, estreñimiento, problemas en el páncreas.

Ante la aparición de cualquier síntoma desconocido puedes acudir a tu hospital para descartar que se trate de una infección.

En estudios clínicos las personas que tomaron FUZEON® tuvieron una tasa más alta de neumonía bacteriana que aquellas que no lo tomaron. Si desarrollas síntomas como tos con fiebre o dificultad para respirar, es importante que contactes con tu médic@.

De momento, no se saben los efectos secundarios a largo plazo de FUZEON®.

FUZEON® puede producir una alergia o reacción de hipersensibilidad grave. Si tienes dificultad para respirar, fiebre con vómitos y erupciones en la piel, sangre en la orina o hinchazón en los pies, ponte en contacto con tu médic@ lo antes posible o acude a tu hospital.

INTERACCIONES CON OTROS MEDICAMENTOS

Los estudios realizados sugieren que FUZEON® no tiene interacciones significativas con los fármacos que se metabolizan por el hígado mediante el conjunto de enzimas conocido como citocromo CYP450, como los inhibidores de la proteasa o los no análogos de nucleósido.

No se han identificado interacciones con otros fármacos antirretrovirales.

FUZEON® Y EMBARAZO

Si estás pensando tener un/a hij@, estás ya o te quedas embarazada mientras tomas FUZEON® es importante que lo digas a tu médic@.

Los estudios realizados en animales no han mostrado daño en el feto, pero todavía no se han realizado los estudios adecuados en mujeres embarazadas.

De todas formas, es importante que tu médic@ sepa todos los medicamentos que estás tomando, incluyendo los suplementos vitamínicos, plantas medicinales o preparados homeopáticos.

Esta información está basada en la Ficha Técnica de FUZEON® aprobada por la Agencia Europea del Medicamento.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD