Síndrome de las Piernas Inquietas (SPI)

El equipo de gTt

El síndrome de las piernas inquietas (SPI o RLS en sus siglas en inglés) es un conjunto de síntomas relacionadas con el sistema nervioso central. Cuando una persona tiene el SPI siente la necesidad de mover sus piernas, pies o en algunas casos, los brazos, pudiendo llegar a dificultar el sueño, o a permanecer sentado.

Las complicaciones en el sistema nervioso central son habituales en las personas con VIH. Esto ocurre en parte porque las células infectadas por VIH producen proteínas que afectan a las células del cerebro y de la médula espinal, así como a otras células nerviosas del resto del organismo. Como resultado, algunas células del cerebro podrían ver alteradas su funcionamiento e incluso llegar a morir. Lo mismo podría llegar a ocurrir con nervios del resto del cuerpo.

Algunos de los síntomas de estos problemas neurológicos son: dificultad de concentración, problemas de memoria, dificultad para pensar con claridad, problemas para controlar los músculos, dificultad para coordinar el movimiento, dolor o entumecimiento en los nervios de las manos, piernas y pies.

El SPI, otra de estas complicaciones neurológicas, es un conjunto de síntomas que hacen que las personas sientan la necesidad de mover sus piernas, pies o en algunos casos, los brazos. La necesidad de mover las piernas ocurre cuando una persona está tumbada o sentada durante periodos prolongados de tiempo.

Estas manifestaciones son mucho más molestas por la noche. Las personas afectadas por este síndrome padecen a menudo trastornos del sueño, como levantarse antes de la hora o dificultades para conciliar el sueño o mantenerse dormidas, así como cansancio inesperado durante el día.

Estudios epidemiológicos recientes calculan que afecta a un 2-4% de la población general. Su impacto en la infección con VIH ha sido estudiado hace poco por un grupo de médicos de la Universidad de Münster (Alemania) que ha encontrado que alrededor de un tercio de las personas con VIH podría padecer esta complicación.

Descubriendo la causa

La causa exacta del SPI no está clara. Algunos investigadores sugieren que puede tratarse de niveles insuficientes de un neurotransmisor llamado dopamina en los nervios de las personas afectadas.

Otros científicos piensan que puede haber algún tipo de vínculo entre ciertas anomalías en la inmunidad y el SPI. Por ejemplo, en aquellas complicaciones en las que el sistema inmune se ataca a sí mismo o a partes del organismo, parece que podría darse un aumento del riesgo de SPI. Estas enfermedades autoinmunes suelen ser artritis reumatoide, esclerosis múltiple y diabetes.

Este grupo de investigadores de la Universidad de Münster ha lanzado la siguiente teoría: dado que el VIH daña el sistema inmune e incrementa el riesgo de neuropatía periférica, quizás ello también implique un aumento del riesgo de padecer SPI.

Enfermedades Asociadas al SPI

En general, no se asocia el SPI a una enfermedad subyacente, pero a veces puede darse en personas con los siguientes síntomas o complicaciones:

  • Daño nervioso en las manos y pies (neuropatía periférica), que puede ser causado por diabetes, por la misma infección por VIH o por el uso prolongado de grandes cantidades de alcohol.
  • Niveles insuficientes de hierro.
  • Daño renal grave. Cuando los riñones no funcionan debidamente pueden propiciar bajos niveles de hierro en sangre.

Atenuación de los síntomas

Los síntomas del SPI normalmente se alivian haciendo estiramientos, agitando o contoneando las piernas, andando o realizando ejercicio físico.

Los investigadores de la Universidad de Münster han señalado en su trabajo que la respuesta al uso de dopamina para tratar el SPI ha sido de “buena a excelente”.

Fuentes:

CATIE-News http://www.catie.ca/catienews.nsf/news/DB0C39A7203D81178525738D00703B44?OpenDocument

La Noticia del Día 16/11/07 http://gtt-vih.org/publicaciones/la_noticia_del_dia/16-11-07

Institut Ferran de Reumatologia
http://www.institutferran.org/piernas_inquietas.htm

Referencias:

Happe S, Kundmüller, Reichelt D, et al. Comorbidity of restless legs syndrome and HIV infection. Journal of Neurology 2007 Oct;254(10):1401-6.

Stefansson H, Rye DB, Hicks A, et al. A genetic risk factor for periodic limb movements in sleep. New England Journal of Medicine 2007 Aug 16;357(7):639-47.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD