Los principales reservorios del VIH en el organismo se encuentran en los nódulos linfáticos

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Este hallazgo podría favorecer el desarrollo de terapias específicamente diseñadas para su eliminación, un paso esencial para alcanzar la curación de la infección por el VIH

Los nódulos linfáticos serían los tejidos en los que se acumularían la mayor parte de los reservorios del VIH, hecho que podría permitir el diseño de terapias dirigidas específicamente a su eliminación, según las conclusiones de un estudio publicado en Cell Reports.

Las personas con el VIH, a pesar de tomar un tratamiento antirretroviral efectivo, siguen manteniendo un pequeño número de células infectadas en algunos tejidos de su organismo. Son los conocidos como reservorios virales, los responsables de reactivar la infección si se interrumpe el tratamiento antirretroviral.

Todavía se desconoce mucho sobre dichos reservorios, especialmente en lo relativo a qué tejidos los acumulan en mayor medida. Para arrojar un poco más de luz a esta cuestión, un equipo de investigadores canadienses puso en marcha el presente estudio, que pudo llevarse a cabo gracias a las últimas voluntades de dos hombres canadienses con el VIH que decidieron que su cuerpo fuera donado a la ciencia al fallecer.

Los investigadores desarrollaron técnicas de detección del VIH ultrasensibles, que aplicaron a diversos órganos y tejidos de los cuerpos de los donantes para establecer en qué áreas se distribuían principalmente los reservorios del VIH. En concreto, dichas zonas analizadas fueron ganglios linfáticos (mediastínicos, hiliares, axilares, inguinales, mesentéricos), intestino (duodeno, yeyuno, íleon, colon, recto), hígado, pulmones, bazo, testículos y cerebro (múltiples partes, entre las que se incluyeron lóbulo frontal, lóbulo parietal, lóbulo temporal, lóbulo occipital y cerebelo).

En uno de los dos donantes se hallaron virus genéticamente intactos concentrados en una zona: los nódulos linfáticos. También se detectaron en proporción notable a nivel hepático. En el otro donante dichos reservorios igualmente se encontraron de forma principal en los nódulos linfáticos, aunque también de manera destacable -aunque en concentraciones inferiores- en otros tejidos tales como la mucosa rectal.

El análisis detectó que las células de los ganglios axilares y las de los ganglios inguinales albergaban genomas idénticos del VIH, lo que sugeriría que las células que actúan como reservorios podrían desplazarse dentro del organismo y establecerse en distintos tejidos. Ello apuntaría a que los reservorios son dinámicos y no estáticos y que -hipotéticamente- dicha circulación a través del organismo podría favorecer su detección y eliminación por medio de estrategias terapéuticas diseñadas a tal efecto.

El equipo de investigadores cuenta con un tercer donante en el que se analizarán próximamente los reservorios y espera disponer de más donaciones que le permitan estimar la actividad del VIH albergado en los distintos reservorios.

Avanzar en el conocimiento de las áreas anatómicas donde se acumulan la mayoría de los reservorios del VIH será esencial en las estrategias terapéuticas, ya que para llegar a compartimientos diferentes del organismo son necesarias características específicas de los fármacos para potenciar su afinidad por dichos compartimientos. Esta especificidad puede permitir el uso de dosis más bajas -pues no se “desperdician” en zonas donde el virus está ausente-, lo que también acaba conllevando un menor riesgo de efectos adversos.

Fuente: MedicalXPress / Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencia: Caroline Dufour, et al. Near full-length HIV sequencing in multiple tissues collected postmortem reveals shared clonal expansions across distinct reservoirs during ART, Cell Reports (2023). DOI: 10.1016/j.celrep.2023.113053

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD